lunes, 30 de noviembre de 2009

Mis sueños de embarazada

En algún lado había leído que las embarazadas al final del embarazo tenían pesadillas o sueños muy feos…yo hace mucho tiempo no tenía pesadillas o de frentón no me acordaba de lo que soñaba, pero últimamente he tenido puros sueños raros y angustiantes que por lo general se dan en el último pestañeo antes de despertar y por eso los recuerdo…ha llegado a tanto la angustia que me provocan estos sueños que hasta me da miedo quedarme dormida.

Hoy por ejemplo, soñé con ratones y quise buscar el significado a soñar con ratones pero en realidad me encontré con algo que me hace mucho más sentido:

Sueños sobre animales o seres extraños. Para muchas mujeres primerizas, lo más cercano a la maternidad ha sido el cuidado de una mascota. Cuidar de un animal de compañía es relativamente sencillo, sobre todo si lo comparamos con el cuidado de un bebé. Así este sueño, podría entenderse como una especie de “práctica” del cuidado de un ser que depende de ti, una forma de enfrentarse al temor de la nueva responsabilidad que supone tener un hijo.


Mi sueño era con 2 ratones, pero ratones del tipo mascota y uno era blanco y el otro negro…eran re tiernos los ratones, pero yo me desesperaba de que en la casa hubiesen esos bichos y que además eran mascotas de mi hermana, y la pobre era centro de toda mi furia porque descuidadamente había llevado ratones a la casa y yo le gritaba que se los llevara a otra parte y corríamos por toda la casa tratando de atraparlos. (Aunque la parte más perturbadora del sueño era que mi papá estaba planchando jajaj)

Ahora caigo en cuenta, que esos ratones seguramente representaban a mis mellis (era 2, y eran iguales pero de colores opuestos) y seguramente todo el sueño representaba el miedo que me provoca la llegada de los nuevos integrantes, un miedo que no es consiente pero que aflora en estos sueños.

El otro día también soñé con una tormenta en el mar, con grandes olas y que el mar subía a tal extremo que inundaba toda la Av. España y yo veía desde la Universidad Santa María (donde estoy haciendo un diplomado) como el mar subía y subía y todos los barcos de la bahía de Valparaíso estaban volteados...y bueno, me encuentro que este tipo de sueño también es recurrente en las embarazadas:

Sueños sobre el agua. Ya sea un mar, una piscina o una tormenta; es muy frecuente los sueños en los que aparece el agua de alguna manera. Pueden tener diferentes significados como la conexión de la madre con la naturaleza, el temor a romper aguas en un lugar inapropiado, o la inminencia de la llegada del bebé si se trata de un océano con olas.




Otros sueños recurrentes en el embarazo serían:

• Sueños de la salud del bebé
• Sueños sobre tu pareja
• Sueños sobre antiguas parejas

No he tenido sueños sobre la salud del bebé, en realidad una única vez al inicio del embarazo soñé con los mellis…aunque el otro día también tuve la pesadilla de que no tenía guata y que por supuesto ya no tenía mellis…aunque todos me dijeran que los mellis los tenía en la panza, a mi me parecía imposible porque no tenía panza!

Sueños sobre la pareja he tenido hartos (con papá de mellis y con ex parejas…siempre sueños raros con pololos que regresan) y esto al parecer tiene que ver con la preocupación de dejar de ser pareja y pasar a ser papás, o ser mamá por primera vez y abandonar la “vida anterior”. Cuando llevas mucho tiempo solo los dos, siete años en el caso nuestro, al parecer es normal sentir miedo a lo que será el matrimonio cuando ahora seamos cuatro y convertidos en toda una familia. Todo el mundo nos dice que disfrutamos harto y probablemente así sea, pero yo me he encontrado muchas veces mirando a mamás (compañeras y amigas) y tratando de convencerme que se puede ser mujer interesante y guapa aún después de haber sido mamá, de todas formas no estoy ultra obsesionada en recuperar el cuerpo que tenía antes, aunque me embetuno en cremas y muchas veces igual me deprime ver mi cara gordita (tener el pelo corto ahora igual no ayuda), quizás a lo que más le temo es convertirme en una mamá monotemática y ñoña y de repente creo que no me salvaré de esa porque la maternidad absorbe, ya el embarazo absorbe demasiado…si ahora puro me paso buscando información sobre embarazo y parto y me entretiene mucho, después seguramente sólo pensaré en mis hijitos y hablaré de sus gracias y babearé por el mundo con sus fotos y todo…en fin, me imagino que a toda Mafalda le llega su momento de ser Susanita.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Mami en Reposo

Antes que todo le agradezco a Claudia y a Selma sus comentarios del tema de la licencia y el prenatal. Finalmente mi doc me dio la licencia el viernes pasado y me mandó a la cama al tiro, o sea, tengo que hacer reposo de verdad, lo que igual me alivia por el tema de no hacer las cosas de la casa (pobre papá de mellis que tiene que hacer más cosas ahora), pero igual me aburre profundamente estar de brazos cruzados.
Ayer por ejemplo me aproveché y me puse a forrar los cajones del closet de la pieza de mellis y a sacar y clasificar ropa que estaba guardada allí y que debería estar en la basura o bien hay que donarla. La pobre pieza quedo toda desordenada y me puse manos a la obra toda la tarde cortando el papel para forrar y además clasificando la ropa, lo malo vino al final porque no me podía parar de dolor de espalda y de cintura (o donde antes estaba la cintura), así que creo que se me paso la mano con la actividad, lo bakan es que el closet quedó bello!, en especial si consideramos que lo hice yo que soy absolutamente negada para las artes manuales, y quedé con n ganas de seguir con otros muebles aunque el físico ahora no me acompaña…será para el próximo verano.

La otra actividad que mantengo son mis clases de diplomado que tienen cara de terminar justo con el nacimiento de los mellis, por ahí por la quincena de Diciembre. Yo me aprovecharía de la licencia y no iría más a clases porque ahora sí que está realmente fome la cuestión y estar hasta pasada las 10.30 de la noche se me hace medio insoportable…más en día viernes, y como la otra clase es el sábado en la mañana no alcanzo ni a descansar. La parte relajada es que quizás con esto de la licencia voy a poder tomarme más tiempo para hacer los trabajos aunque muera de sueño y aburrimiento.
Este lunes también fui a ponerme la inyección que ayuda a los pulmones de mellis a madurar para que no necesiten incubadora por si quieren salir antes de la panza. Le tenía mucho miedo a la inyección porque era intramuscular y me recordaba horriblemente a esa inyección de Benzatina-Penicilina que abusivamente me pusieron cuando niña, cuando los antibióticos eran de libre uso, y de sólo recordarlo me duele el cachete…que horrible es esa inyección, me recuerdo días con la pata tiesa y comiendo millones de “oba-oba” con los que mi madre querida intentaba que la perdonara por tremendo dolor que me hacía padecer casi sin sentido porque lo que me contó un doctor después. Bueno, el punto es que esta otra inyección de cortisona dolía nada, la enfermera me bajo un poco el pantalón, me engrupió preguntándome cosas del embarazo y me pinchó y listo…ojala que la epidural esa así también.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

La habita de mellis de a poco

El finde vinieron mis papás a armar la pieza de mellis. Yo creo que está quedando liiiinda, es lo que más me hace ilusión de todo este proceso de espera, incluso aún más que el tema de la ropa. Muchas veces pensaba que una de las razones para querer tener hijos era armar y decorar la pieza para ellos (aunque fuera la razón más rara y equivocada del mundo para tener hijos!).

Cuando supimos que eran mellis parejita, nos decidimos al tiro por pintar la pieza verde y bueno también lo copiamos de una revista, así que lo primero que hicimos hace rato fue pintar la pieza verde y el closet blanco, cambiar la barra para la cortina (esta cortina nos ha acompañado desde Conce y ha pasado por todas las piezas) y cambiar la lámpara. La lámpara que escogimos es súpero simple y blanca, en realidad no queríamos recargar con muchos monos.

El sábado llegaron mis papás con todas las cosas que estaban guardadas en su casa. Lo primero fue armar la cuna, acá en la foto con la cuna armada (la cuna es la más linda del mundo)




Tendremos dos cunas al inicio, una de madera de verdad y oscurita que compramos en el persa BioBio en Santiago y otra que nos regalaron mis papás del tipo corral que es la que finalmente pondremos en nuestra pieza cuando ellos sean chiquititos, luego cuando crezcan esperamos tener fuerza para mandarlos a dormir solos a su pieza…tendremos que hacerlo porque en nuestra pieza no entran 2 cunas y claramente en la cama no caben dos guaguas y dos adultos.

La gran pega fue ordenar el closet que estaba lleno de cajas de mudanzas pasadas, así que ahora al menos quedó reducido a las cajas donde están los adornos de Navidad, una caja con libros y papeles importantes, algunos bolsos, cobertores y las cajas donde están las sillas-hamaca de los chiquis, un más que útil y lindo regalo de la abuela Angélica y la tía Maca. Aún falta ordenar el gran desorden de mi ropa que ocupa al menos la mitad de este closet.

Acá hay algunas fotos de cómo va quedando la pieza de mellis. Mi mamá vistió la cuna y puso algunos peluches de jirafa y caracol de adorno. También acomodó el mudador y puso algunos regalos del baby shower encima (todo esto después de irá a una repisa o mueble similar que aún falta poner)…ah!, y la cómoda es mi cómoda de toda la vida rescatada del polvo y que mis papás embellecieron de nuevo.




También pusimos en la cuna un accesorio para tener a mano las cosas del mudador, seguramente no va a quedar acá, pero se ve tan mono con las cosas adentro!.

Mis papás y papá de mellis completaron la decoración poniendo la guarda del Pooh (no habían muchas opciones donde elegir ok?) y a mí me parece que está perfecto así.

Quedan cosas por poner, por ejemplo unas pegatinas de Pooh y sus amigos que van por toda la muralla, aunque yo quiero hacer unos cuadritos con animales de la selva que me gustan más. También hay que hacer algo con los puf, ya sea llevarlos a la bodega o guardarlos en otro closet. Ordenar mi ropa y desocupar y forrar los cajones para poner la ropa de los chiquis que por ahora están en la caja verde plástica. Ojala a los mellis les guste su pieza!, a mi me encanta y entro a cada rato a mirarla.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Que te llevarías a una isla desierta?


La semana pasada estuvieron en la casa toda la familia de papá de mellis y el fin de semana vinieron mis papás. Me quedé pensando en cómo cada uno aporta con sus talentos y en cómo en caso de naufragar en una isla desierta la única posibilidad de sobrevivir es que naufraguemos todos juntos, de otro modo vamos a la muerte segura en poco tiempo.

Mi suegra y mi cuñada son secas para la cocina, además de cocinar muy rico son capaces de hacer muchos platos con media pechuga de pollo. Eso fue lo que pasó el jueves cuando vinieron de visita, mi suegra se encerró en la cocina toda la tarde y nos dejó el refrigerador lleno de comida que aún no se acaba, las ensaladas cortadas listas para el aliño y los platos listos para el microondas y además todo rico!, lo bueno es que llevamos 5 días sin pensar que almorzar y yo creo que al menos nos queda comida para 2 días más…vendrá mi suegra de nuevo este jueves??.

Mis papás por otro lado tienen todos los talentos manuales. Este fin de semana vinieron a “ayudarnos” a armar la pieza de los chiquis, y digo ayudarnos porque ellos llevan la batuta todo el rato y el pobre papá de mellis sólo sigue instrucciones y yo miré todo el rato desde una silla porque no me dejan hacer mucho. Ya habían estado hace un par de meses pintando la pieza y ahora trajeron la cuna, cómoda (restaurada por mi madre), mudador (diseñado y construido por mi padre) y todas las cosas que hemos comprado y que ellos estaban guardando. La pieza quedó hermosa y sólo faltan los niños. A mis papás los he visto maestrear toda la vida, cortar palitos y forrar la casa de la playa, poner papel mural en toda la casa, retapizar muebles y las camionetas, recoger o comprar “basura” de otros y convertir eso en cosas realmente útiles, lo último fue una orilladora de pasto que encontraron en la calle, mi papá le cambio una pieza y la orilladora funcionó de nuevo, lo chistoso es que en su casa no hay pasto!. Por lo mismo me da una lata inmensa botar cosas que se han arruinado porque estoy segura que ellos de alguna forma lo arreglarían y lo convertirían fácilmente en un cohete espacial.

Por eso en caso del naufragio la única opción de sobrevivencia sería naufragar todos juntos. Mis papás con 3 ramas de palmera construirían el refugio y luego se irían a pescar (su verdadera pasión) y con lo que ellos pesquen, mi suegra y cuñada cocinarían las tremendas delicias. Que haríamos nosotros?, difícil…yo aún estoy en busca de mis talentos.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Baby Shower

Ayer fue el Baby Shower organizado por el trabajo de papá de mellis, estuvo entretenidísimo, lo mejor fue que era para mí y otra mamá y que fueron compañeros de trabajo hombres y mujeres entonces no habían las cosas típicas de baby shower como cosas rosadas, con cintas y blondas que casi siempre me enferman.
Las organizadoras (las secres) hicieron competir a los 2 papás, primero les pusieron unos baberos muy chistosos y les hicieron tomarse unas mamaderas con agua, el primero que terminara se llevaba el premio, y papá de mellis ganó!!, el segundo concurso era tratar de adivinar el diámetro de la panza de cada mamá, así que cada papá tenía un rollo de papel y tenía que achuntarle al tamaño de la panza….nuevamente papá de mellis ganó, casi le achunta justo sólo se paso en 3 cm jajajaj. La tercera competencia era adivinar que ropa llevaba cada mamá (para esos nos escondieron a nosotras) y yo estaba segura que nuestro papá ganaba porque él había planchado mi ropa mientras yo me bañaba, al final esa competencia termino en empate. El premio para nuestro papá campeón fue un set de Huggies con pañales, con una cinta para la pared para medir a los chiquis mientras vayan creciendo y un mouse pad huggies también. Acá en la foto es la bolsa con estos regalos.



Habían cosas ricas para comer y tomar, las mamás solo tomábamos juguito y los demás lo pasaban chancho tomando cerveza, piña colada, etc…puras cosas prohibidas para las mamás. Todos contando anécdotas, dejando en vergüenza a los papás y sus reacciones y pasándolo súper.
Luego vinieron los regalos, y acá quedamos súper sorprendidos porque a cada bebé les toco una caja llena de regalos!, nosotros teníamos 2 cajas, una para niña y el otro para nene. Eran tantos regalos y todos tan bonitos, era como navidad anticipada y con la misma emoción de cuando éramos chicos. Acá están las cajas de regalos, ya todos abiertos…muy lindos.
Quedamos muy agradecidos de todos y los mellis felices, pasamos un rato de lo más entretenido



martes, 3 de noviembre de 2009

Ya elegimos clínica para los mellis

Hace unas semanas hicimos un tour por las clínicas de Viña para cachar cual es mejor para que nazcan los mellis. Acá no hay muchas top-top como en Santiago, pero lo bueno fue que el vitrineo fue cortito. Así que partimos por un tour por la Clínica Reñaca, Hospital Naval y la Clínica Ciudad del Mar.

1.-Clínica Reñaca, que se supone es la más top de la zona. Acá nos dieron el presupuesto y todo y de hecho fue el presupuesto más claro de todos aunque la “ejecutiva” igual se mareo cuando le dijimos que el embarazo era gemelar, parece que no tenían plantillas para partos dobles, así que sacó todo a manito no más. Después le dijimos que queríamos conocer la clínica por dentro, o sea, las salas, las piezas y todo y nos mando al piso de maternidad para que le preguntáramos a “cualquier” enfermera que viéramos. Y acá fue donde no me gustó porque ni nos pescaron para mostrarnos las instalaciones. La clínica en general se veía bien, es decir, se nota, que en su momento fue top pero ya está como descascarada la pintura y esas cosas menores.


2.-Hospital Naval Viña del Mar: Este hospital es como del año de la cocoa, se nota mucho más antiguo y tiene un desfile interminable de marinos (como para andar pellizcándose todo el rato) y de damas de todos los colores. Acá no habían pc’s de última generación y el presupuesto lo hace a mano una señora que debe llevar miles de año haciendo lo mismo. Por precio era más barata que la Clínica Reñaca, en especial el ítem UTI Neonatología que esperamos no ocupar, pero hay que saber igual por si los chiquis se adelantan mucho. También pedimos conocer las habitaciones o algo y acá fue la gran diferencia, nos enviaron a hablar con la Matrona Jefe y ella nos hizo el manso recorrido y nos explico todo tan clarito que yo ya me veía teniendo los mellis allí. Nos mostró la UTI Neo (y se quebró harto de que ellos eran centro de referencia de neo para todas las otras clínicas, o sea, que eran bacanes en neonatología), por donde era el acceso en caso de cesárea y por donde en caso de parto no programado, nos mostró las salas de preparto y las de parto, y las habitaciones. Las habitaciones eran como de hotel antiguo, nada de pantalla plasma ni baño de última generación, pero en general estaba bien, con buena vista al mar!. También nos entregaron la lista de las cosas que hay que llevar para el bebe y la mamá, o sea, todo lo que yo esperaba.

3.-Clinica Ciudad del Mar: Esta es la más nueva de todas y se nota, todo luce impecable. Pero el doctor no la recomendó por el tema de la UTI (aunque dijo que daba lo mismo si los niños pasaban la semana 34). Acá los pc’s sí que eran modernos y todo el sector de programas médicos era como estar en una multitienda. Lo malo fue que la ejecutiva sí que se confundió con el parto doble, así que nos hizo como 4 cotizaciones distintas y muy raras. También fuimos a ver el piso de maternidad y acá nos atendió una enfermera o matrona que nos mostró las habitaciones que eran muy pero muy bacanes, pero eso fue todo…nada de explicarnos cómo funcionaba todo. También nos paso la lista del bebé.

Finalmente nos vamos a atender en el Hospital Naval, claramente no es lo más top de la zona, pero nos da confianza que puedan atender bien a los mellis y a mí en caso que lo necesitemos (ojala que no!).

lunes, 2 de noviembre de 2009

29 semanas: Aguanten chiquis!!

Llegamos a las 29 semanas, no significa gran cosa, es decir, los mellis siguen creciendo y engordando, pero el embarazo se pone más pesado, si antes yo creí que mis pies estaban hinchados lo del fin de semana fue peeeooorrrr.

Pero empecemos por el viernes y la visita al doc. Al parecer no tengo Colestasis, porque la picazón debe sentirse en la planta de los pies y en la palma de las manos y bueno a mí me pica el borde la mano y el talón y no de noche, así que debo estar atenta y no preocuparme. El dolor de la pierna también se explica por el embarazo. Luego de las preguntas hipocondriacas, viene la parte dolorosa: la pesa. En realidad no se de que manera, pero sólo subí 1 kg. En 3 semanas!, eso fue un logro porque venía subiendo 1 kg. por semana, así que sólo escucharlo me hizo tan feliz (podemos lograrlo!). La presión muy bien como siempre y la panza también…”sanita” dijo el doc, eso significa que las cremas y menjunjes están trabajando. Como le comenté que cada vez tenía las manos y pies hinchados (y bueno, el lo vio con sus propios ojos) ordenó que la comida fuese sin sal (que fomedad más grande), y cambiamos las vitaminas por suplemento de hierro.

Después de revisar a mamá, llega el momento más emocionante de la consulta: ver a los mellis!. La consulta del doctor es entera top y tiene un ecógrafo chiquitito con el que revisa a los chiquis en todas las visitas. No es el ecógrafo oficial de las ecografías oficiales de 30 lucas, si no uno pequeñito donde chequea como están. Antes cuando eran ambrositos era más fácil verlos, ahora ya no tengo imaginación para ver ojos, nariz y cachetes que fue lo que me mostró el viernes. La cuestión que el festival de movimientos que había sentido últimamente era porque estos revoltosillos se dieron vuelta completamente, en la visita anterior estaban ambos de cabeza y ahora están ambos de potito…que ternura no?. Bueno, parece que al doctor no le pareció nada de tierno y dijo que mamá tiene que descansar más y trajinar menos, es decir, suspender mis paseos a la playa y mis caminatas de la tarde, hay que tratar de que a mellis no les den ganas de salir aún, porque si nacieran ahora se irían directo a incubadora porque están muy pequeñitos (además que aún no armamos la pieza y las cunas están en la casa de mi mamá!!!). En 4 semanas más tendremos ecografía oficial, para medirlos y ver cuánto pesan y me darán inyecciones para empezar a madurar los pulmones por si estos chiquis están tentados de adelantarse…uf!, ojala que no, aunque tengo muchas ganas de tenerlos conmigo también quiero que estén en la panza el tiempo necesario para que nazcan sanitos y fuertes.