domingo, 31 de enero de 2010

Sobrevivimos a la primera mañana solos!!!


El jueves fue la primera mañana que pasamos solos los tres. Hasta ahora siempre había estado el papá, mi mamá, mi suegra o mi hermana para ayudarme con ellos, pero hoy estuvimos solitos no más y nos arreglamos bastante bien. Todo empezó a eso de las 7.30 de la mañana y mientras el papá se preparaba para ir al trabajo yo me metí a la ducha, porque difícilmente iba a tener tiempo de hacerlo después, además que me da miedito dejarlos solos aunque sea un ratito pequeño. Al salir de la ducha el papá les estaba dando una mamadera chica para que siguieran durmiendo (ambos ya habían tomado pechuga, así que yo estaba despierta desde las 6 más o menos), después de esa papita ellos siguieron durmiendo y yo me acurruque a su lado y dormimos hasta como las 10 de las mañana (bueno, yo dormí a ratitos, pero bastó para recuperar el sueño de la noche). Y después sólo la mañana estuvo medio loca un rato cuando le daba papa a uno y el otro se despertó llorando a gritos por hambre también, en esos momentos me tengo que hacer la sorda y terminar con uno para luego seguir con el otro, porque por más que trato de espaciarles las papas para estar con un mellizo sola, como que igual se coordinan y terminan despertando al mismo tiempo. En fin, lo bueno es que no nos tiramos por la ventana y resulto bastante bien…ojala que la “suerte” se repita los próximos días.

Agustín, 1 mes


Mi pequeño Agustín de 1 mes ya parece una guagua real. Para recordar 3,5 Kg y 51 cm. El ya se esta rebelando y mostrando su carácter. Lo divertido es que ahora los hermanos se escuchan, entonces apenas comienza a llorar uno el otro se le une al ratito...esto es medio desesperante cuando estoy sola con ellos, me ha tocado hacer un poco de malabarismo para tomarlos en brazos a los 2 o bien tomar a uno calmarlo a medias, dejarlo en la cunita y tomar al otro...y así.

miércoles, 27 de enero de 2010

Cosas que no haré este verano

Ahora que estoy 100% dedicada a la crianza y en ser la proveedora oficial de alimentos de mis niños, extraño hacer cosas que me hubiese gustado hacer este verano, pero de alguna forma me las arreglo para no aburrirme (igual mis mellis no me dejan tiempo para aburrirme pero la rutina papa-chanchitos-pañal x2 no es que sea de lo más entretenido).

1.-Ir al recital de Joaquín Sabina ayer. Este panorama sí que me dio lata perdérmelo, pero igual fui a la mini presentación que tuvo en el festival de Olmué, fue cortita pero al menos sirvió para salir, gritar, cantar y liberar tensiones acumuladas en estas 5 semanas.

2.-Ir al cine a ver la película “El secreto de sus ojos” y la próxima a estrenar “500 days of summer” (aunque esta última está para marzo). Nada que hacer, difícil ir al cine, así que se la vamos a encargar al dealer de películas de mi mamá y tocará usar dvd no más y comprar cabritas de microondas.

3.-Ir al la feria del libro en Viña del Mar. No es que sea tremendo panorama pero voy todos los años desde que vivo acá, me gusta ir en la noche cuando esta fresquito y ver alguna presentación de un libro o un show…lo que sea. La solución alternativa a esto es que le tengo encargados libros a mis amigas para que me presten, por ahora estoy leyendo “Los puentes de Madison”, como no he visto la película (aunque cacho perfectamente se que se trata) no tengo con que comparar y como la letra es grande sirve para leer mientras doy papa.

Bueno, también me hubiese gustado ir de vacaciones al Caribe, ultra broncearme, tomar una cerveza en el fresco de la noche y un montón de cuestiones más que de igual forma no hubiese hecho así que esas no valen.

martes, 26 de enero de 2010

Los comentarios de la gente en la calle

Estos días que hemos salido de paseo nos hemos encontrado con distinta gente que se acerca o comenta cosas de los mellis. Algunos hacen comentarios felices y otros donde hay pura mala onda.

Igual es bakan que la gente mire el coche doble y comente cosas de ellos, la mayoría son cosas como “ahhh…que lindo”. Por ejemplo, un día se acercó una niña desconocida a comentarnos que ella tenía mellizas y nos contaba algunas anécdotas de ellas que ya tenían 2 años. A mí me gusta saber la experiencia de otras mamás de mellizos que en algunas cosas es totalmente distinta a la de los embarazos simples. Igual muy buena onda la niña aunque hablaba hasta por los codos y como que al final de la conversación ya nos empezó a dar la lata y no hallábamos como cortarla. Lo mala onda fue que en la mitad de esta conversación se acerca una señora mayor y nos dice en tono de vieja latera “ohhh….que bendición de Dios”…hasta ahí todo bien, pero luego se manda unos “consejos” del tipo “pero no es bueno que los andes paseando en el coche, porque el sol, o los virus, o la gente, etc,etc”…o sea, un montón de comentarios que a mí me parecieron mala onda y que nadie le había pedido. Otro día nos cruzamos con otras niñas y una dice “ohhh..que lindo, mira son dos” en un tono todo azucarado, la cuestión es que la amiga dice “tschhh…la cueita, justo le salió la parejita” todo esto en un tono medio envidioso. A lo mejor yo soy un poco perseguida, pero he pensado en reponer el uso de la medallitas al menos cuando salgamos a pasear porque no quiero que las malas ondas afecten a mis niños…además que si alguien los “ojea” de dónde sacó una señora media bruja que les quite el “mal”??.

Los comentarios que más me divierten son esas mamás que andan con sus hijos (me ha pasado en la consulta del doctor) y camuflan sus ganas de copuchar con sus niños, y es típico que le dicen a su cabro chico “mira las guagüitas, anda a mirarlas” y le dan un empujoncito en la espalda para que miren a las guaguas, claramente los niños no tienen el menor interés en acercarse, pero obligados por su mamá miran a los bebes cuando es en realidad ella la que muere de ganas de preguntas por ellos.

De todas maneras, la mayor cantidad de las veces la gente se asombra al ver el coche doble y siempre felicitan por los niños y yo ando toda orgullosa de mi prole.

Trini, 1 mes

Mi Trini ya tiene un mes de vida y esta cada día más rica. Hoy estuvimos en el doc y ya pesa 3,2 kilitos de amor y las mañas y llantos de la semana pasada no era nada terrible sólo un poco de cólicos.

Que tutito Trini!

jueves, 21 de enero de 2010

De paseo


Ayer al final nos animamos y salimos a dar un paseo. Debe haber sido uno de los días más calurosos en Viña así que no se que tan buena idea fue, pero tratamos de irnos por la sombrita todo el rato. Armamos el coche, sorteamos quien se iba en el asiento de atrás y salimos con mi mamá y mi hermana (y los chiquis obvio) a dar una vuelta cortita a la manzana que estuvo super entretenida, no tanto para ellos que estuvieron durmiendo casi todo el paseo, como para mí que me aburro montones todo el día en la casa. Terminamos el paseo de una hora más o menos tomando fresquito en los jardines del edificio. Hoy fuimos más osados y bajamos al centro jejejej.

martes, 19 de enero de 2010

Pucha que mala madre soy

Resulta que almorcé algo que no debía, todo porque soy porfiada, tentada y mañosa y como resultado mi Trini se llenó de gases indeseables, el Agus se salvó sólo porque a él en la tarde le tocó papa de relleno y no pechuga…pero mi pobre Trini (que además es una alharaca) sufrió las consecuencias de la desatinada de la mamá. Estuvimos hasta muy tarde tratando de calmar el dolor de pancita y además la pobre también estaba constipada, así que mi mamá, de coach por teléfono, daba las instrucciones para hacerles masajitos para que pudiera hacer. Menos más que después de un par de horas de llanto continuo y gritos hizo caca explosivamente sobre el chal de perrito azul y sobre mi pantalón y un rato después volvió a hacer aunque ahora sobre mi mano y mi chaleco (todo por tenerla en brazos y sin pañales). Luego vino el regaloneo para que se calmara y pudiera dormir mejor, que rico que al menos anoche lo logramos y yo aprendí la lección de no comer exquisiteces de verano sin pensar antes en ellos.

Es divertido como con hijos uno anda preocupado de todas las evacuaciones intestinales de ellos y como celebra cada chanchito o pañal sucio, sólo para que un par de años después le tengamos que enseñar lo contrario: a controlar las evacuaciones…al menos en público, como no se van a confundir?

domingo, 17 de enero de 2010

Domingo en la mañana



Se supone que es malo, una muy mala práctica...pero que cosa más rica tenerlos en la cama esta mañana de domingo.

Trinidad



La Trini se parece a mí…tiene todas las mañas de la mamá y las que aún no tiene seguramente las tendrá. Es reclamona, muy reclamona, apenas despierta comienza a refunfuñar y mientras duerme da la impresión que en sueños reclamara por algo porque siempre está metiendo ruido y siempre se está quejando. También es impaciente, cuesta que agarré le pechuga y cuando la agarra como la leche no le llega de inmediato obvio que reclama y suelta la pechuga…no hay caso, siempre es un gran triunfo que ella logre tomar la papa en forma tranquila. También es llorona, pensamos que sus días en la Neo la dejaron con sensación de desapego, pero llora cuando la dejamos sola aunque sea un ratito para ir a buscar el pañal, y llora con tanta pena y hace pucheros que parten el corazón y uno sólo atina a tomarla en brazos y decirle que no está solita y que la queremos. También cuando la mudamos hace el show de llorar a gritos y de dejar de respirar y se pone morada así que hay que soplarle la carita un poco para que atine a respirar de nuevo…me carga que haga eso, espero que se le pase cuando crezca, también es muy chistosa cuando está raja gritando y de repente en pleno grito se calla y nada..se acabó el llanto y el grito y es como “aquí no ha pasado nada”.
A la Trini le gustó bañarse y le encanta que le laven el poto cuando se hace caca, y en la tinita movía las patitas feliz. Cuando mi Trini se sonríe es maravillosa y tiene unas pestañas largas que hace que sus ojos se vean tan coquetos, es una locura mi hija.

lunes, 11 de enero de 2010

Agustín



Agustín se llama Agustín por el “caracol Agustín” que es la única canción de Mazapán que se cantar de manera más o menos afinada. Agustín se llama Agustín Fernando porque su papá también se llama Fernando, también el papá de una muy querida amiga (tía Ely) se llamaba Agustín, entonces ahora se me hace el nombre de un señor grande y de tiempos viejos. Al Agustín le decimos “gustín”, o “bustín”, o “gusti” así que el quizás pensará que se llama Gustavo.

Agustín es mi hijo menor, porque nació después de su hermana Trinidad, aunque él fue más grande y más fuerte. Cuando nació me lo mostraron lleno de sangre y grasita, y ese fue nuestro primer contacto, el segundo fue al día siguiente cuando él llego con sus ojos bien abiertos a conocer a su mamá, creo que lo primero que hice fue cantarle la canción que cantaba cuando estaban en la panza para que se sintiera en confianza y supiera que yo soy su mamá.

Agustín tiene súper buen carácter, es la guagua soñada yo creo. Cuando despierta no llora y se queda mirando a su alrededor, cuando lo mudamos llora sólo de vez en cuando y sólo hace berrinches cuando tiene mucha hambre. Hoy después de su papa lo acosté al lado mío y me pase mucho rato mirando sus movimientos e imaginando que quizás así se movía cuando estaba en la panza, pero él se estiraba, abría los brazos, estiraba las piernas..tan rico!. Agustín yo creo tiene cara de ser tranquilo, una guagua matea (jaja!) y bueno para la pestaña, y cuando se agarra de la pechuga es un lujo porque chupa bien fuerte y le sale harta leche y siempre aprovechamos de juntarle leche a su hermana. Al gustín no le gusta bañarse todavía, ayer le tocó su primer baño en la tinita y sí que se rajó llorando y no le gustó para nada eso de meterse al agua y sólo se tranquilizó cuando lo sacamos y lo secamos.

Ese es mi Agustín, cada día trato de aprender más cosas de él, aprender a diferenciar su llanto del de la Trini y tratar también de ir cachando que es lo que necesita para estar lista para dárselo. Te amo hijito bello.

viernes, 8 de enero de 2010

yo mamá

Estos días que mi mamá ha estado en Santiago he sentido realmente lo que es ser mamá de los mellis. Mientras estuvo mi madre acá de alguna manera ella dirigía todo lo relacionado con los chiquis y yo observaba, cooperaba y aprendía, pero estos días yo me he encargado de todo…bañarlos en la mañana, cambiarles la ropita, mudarlos, ocuparme de su ombligo, preocuparme de los horarios de las papas y darles la papa, calmarlos cuando lloran, prepararles la camita, etc. No es que el papá haga nada, sólo que me imagino que para las mamás es más natural preocuparse de los niños y organizar a los “ayudantes”, aunque hay veces en que me gustaría que no fuese ayuda si no responsabilidad compartida, pero de verdad no me quejo porque papá de mellis muda y saca chanchitos súper bien…sólo me gustaría un relevo en la tarde para poder dormir y recuperarme mejor.

Agarré confianza en esto de ser mamá a tiempo completo y sin ayuda especializada, como que de repente me la creo que podré hacerlo sola y bien, que el instinto dormido va despertando y que debo creerle a mi guata y confiar en mis capacidades. Sólo quiero que los chiquis estén bien (en su primer control los encontraron bien y con el peso correcto), que lleguen a su primer mes sin problemas y que me den permiso para sacarlos a dar una vuelta a la manzana al menos, yo creo que ellos igual se deben aburrir un poco de pasar de la cuna al mudador y de ahí a las sillitas nido, sería mucho más bakan salir por las tardes a tomar aire, mirar árboles y escuchar pajaritos, lo bueno es que aún tenemos harto verano para poder hacer eso.



sábado, 2 de enero de 2010

Año nuevo, vida nueva (y ahora sí que es verdad)

Este año empezó conmigo dándole la pechuga a la Trini, a lo lejos sentía "5,4,3,2,1 ahhh!" y yo sentada en la cama con mi madre y mi hija en brazos tratando de que tome papa para poder hacerla dormir. Nos abrazamos las tres y obvio que a mi se me cayeron algunas lágrimas tratando de no hacer balances ni recuerdos tontos del año que se iba. Fue raro el año nuevo, menos mal que descubrimos que del balcón de mi pieza se ven re bien los fuegos artificiales, así que mis papás y mi suegra (los únicos que se entusiasmaron en pasar un año nuevo de papas y pañales) los vieron desde allí. Yo me quedé con la Trini en la cama y Agus con Mario desde el living. Así que este año hubo nula fiesta, karaoke o champaña.
Ayer también se fue mi mamá a su casa, así que trataremos de arreglarnos sin ella algunos días, y a pesar de que se quedó mi hermana, ya anoche se extrañó los consejos y la ayuda de la "voz de la experiencia" cuando la Trini entró en ataque de llanto y terminó contagiando al hermano...desde que llegamos a la casa que ambos no lloraban juntos así que era una casa de locos a eso de las 12 de la noche.
No se que esperar de este año, desde que nacieron los chiquis que estoy en stand-by sólo preocupándome por ellos, y en ir cachando a que hora le toca la próxima papa y muda...y dentro de todas esas "obligaciones" ellos me regalan una sonrisa o se agarran de la pechuga sin atados y nos regalamos esos momentos mamá-hijo donde estamos sólo nosotros y toda la angustia post-parto se aleja.