miércoles, 30 de diciembre de 2009

Seguimos con la lactancia

Finalmente la Trini fue dada de alta el domingo, así que al fin estamos todos en la casa y disfrutando de verdad la vida de los mellizos...y también sufriendo la falta de sueño y tratando de ordenar y coordinar las papas de ellos para aprovechar el tiempo para descansar o dormir.
Lo más difícil hasta ahora ha sido darle la papa, menos mal que ellos ya saben agarrar la pechuga y yo sé agarrarlo a ellos la mayor parte del tiempo. Tener dos guaguas recién nacidas que requieren de los mismos cuidados al mismo tiempo se hace cansador y cuesta dar con la forma más óptima para alimentarlos. Lo primero que el doctor y la matrona nos dijeron era que alternáramos papa con el relleno, y hemos tratado de hacer eso, pero hay veces en que ambos quieren teta y no quieren nada con la mamadera, y el proceso de la teta es mucho más lento que el de la mamadera, y cada uno puede estar una hora chupeteando, tomando y descansando...mientras el otro espera su turno para hacer lo mismo. Otras veces se ponen de acuerdo y los dos quieren chupetear la misma pechuga, y cuando le llega el turno al segundo ya casi no le queda leche a esa teta y aprietan y lloran de frustración pero igual no hay caso que agarren la pechuga despreciada.
Las noches han sido raras también, por lo general duermo entre las 10 y las 12 de la noche, y a las 12 les doy papa (teta o relleno, lo que les corresponda o lo que ellos quieran tomar en ese momento, y luego los chanchitos y mudarlos y tratar de que duerman), ese proceso termina como a las 1 o 1.30, después despiertan a las 3 o 3.30 aproximadamente. La primera noche el Agus estuvo super mañoso y llorón y no se durmió hasta las 6 de la mañana después de la papa de las 3, la segunda noche la Trini estuvo loca porque no soltó la pechuga hasta las 1.30 y después sólo lloraba y no quería nada de tete ni nada, sólo la teta de la mamá (yo la regaloneo demasiado para tratar de que se olvide de los días que estuvo solita en la Neo) y anoche estuvieron ambos super aplicados y nosotros trabajando en equipo logramos darle papá, chanchitos y muda en hora y media y yo al menos dormí hasta las 7 de la mañana y desperté como lechuga. Veremos esta noche que combinación nos toca...y ya tengo que irme a bañarlos, mudarlos, papa, chanchitos, otra muda...otra papa...y así sucesivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario