lunes, 6 de diciembre de 2010

Preparando el cumple feliz


Estamos en plena preparación del cumpleaños de los mellis. Un rasgo mío que me caché hace un tiempo es que las evaluaciones siempre las hago a la semana, mes, año…se entiende?. Por ejemplo, siempre estoy pendiente de cuando se cumple la semana, mes, año del evento afortunado o traumático de la vida para celebrarlo o darlo por superado, y por esto mismo, y a pesar de que al inicio no me motivaba mucho, decidí que era muy importante celebrar el primer cumpleaños de los mellis!...obvio, creo que no habrá otro año en su vida en que crezcan y aprendan tanto.

Primero vamos a hacer dos celebraciones, el sábado antes del cumpleaños oficial con toda la familia en Santiago y como son las casi primeras guaguas de ambas familias vamos a ser puros grandes, así que salvo la torta, habrá puras cuestiones ricas y adultas para comer y tomar. La segunda celebración la haremos el mismito día del cumple feliz y esa será con los amigos de Viña.

Una cosa que me tenía pensando era como cantar el “cumpleaños feliz”, si no decíamos los nombres, si decíamos mellis o si decíamos Trini y Agus rapidito. Al final, cantaremos dos cumpleaños feliz…uno para la Trini que es la mayor y el otro para el Agustín, y ya les estoy cantando todo el día para que no se asusten.

Por su lado el papá está preparando el tremendo diaporama. Ahora como que se lleva el diaporama y este marido mío que siempre ha sido audiovisual no perdería la oportunidad de regalarle eso a los mellis y dejarlo de recuerdo (o vergüenza) para cuando sean grandes. Lo entretenido del diaporama, es buscar una canción que tenga melodía y letra que haga sentido con el cumpleaños. Si buscamos en youtube hay muchos y muy divertidos con videoclip con el propio papá cantando y todo, pero siempre con canciones más o menos típicas como los locos bajitos, mi niña bonita y otros por el estilo. Creo que nosotros nos vamos a ir por algo de Jorge Drexler, porque pensando y pensando me acordé que de las dos canciones que conozco me ha gustado mucho la melodía, tiene esa cosa juguetona (lúdica le dicen ahora) que le pega a las cosas de niños y justo un compañero de pega me pasó mucha discografía de él…así que en eso he estado, escuchando todo el día a Drexler y clasificando canciones.

Que entretenido esto de preparar el cumpleaños, mirar tortas, buscar canciones, buscar un motivo de cumpleaños (creo que sólo será colorinche), fijar el presupuesto, enviar invitaciones, etc.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Dijo lo que creí que dijo?

Ayer cuando volví del trabajo, a eso de las 7.30 de la tarde, estaba el papá de mellis con los mellis jugando a la bandita musical. Cuando entré en la pieza y les dije "holaaaa", la Trini me mira y dice "a-ma-ma-ma"...para mí que dijo clarito mamá, o seré yo que los eché mucho de menos durante el día?.

martes, 9 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 2

La noche se inició prometedora. Esta vez sólo nos demoramos 45 minutos entre la comida, el baño de la noche (rapidito esta vez)y la camita con su papa consoladora. Así que a las 08.30 ya estaban durmiendo en sus cunas, uf!, hace tiempo que no estaba "desocupada" a esa hora...tanto que no cachaba que hacer con tanto minuto libre.

Yo me fui a la cama alrededor de las 10. Sigo encontrando que la pieza sin guaguas se siente fría, y extraño no tener al guaterito Agustín cuando me meto en la cama. Estos dos días me he ido a dormir en un estado de vigilia que no me deja descansar muy bien, hasta ahora ponía la cabeza en la almohada y quedaba zeta luego, ahora como los mellis están en la otra pieza me quedo con la oreja pendiente al primer rezongo.

La noche de anoche estuvo latera, corría mucho viento lo que hacía que la puerta del baño golpeara un poquito y que unos cuadritos que tengo en la terraza se azotaran a la muralla...como que no había mucho silencio, sumado a un pito de origen desconocido que molestaba caleta. Y así no más fue, me levante como cinco veces en una hora a acostar al Agus de nuevo porque se levantaba y lloraba...a la sexta fue el papá a verlo...papá cortó por lo sano y se lo trajo a la cama. No había ganas de discutir decisiones a esa hora (1 o 2 de la mañana). zzzzzzzz

Creo que serían las 5 o 6, porque los pajaritos ya cantaban pero estaba oscuro, cuando la Trini despertó desconsolada...el papá también se la trajo a la cama...así que hoy amanecimos todo apretujados y acalorados.

Veremos como nos va hoy.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 1



Después de darnos cualquier vuelta, decidimos que ya era hora de que los mellis durmieran en sus cuna y su propia pieza. Y sin hacer tanto atado y planificación, anoche se fueron directo a su pieza. Inspirándome en la odiosa mexicana de "Dulces Sueños" del Discovey H&H, les di la comida a eso de las 7.45 y después me fui con el Agus a la bañerita.

Por lo general yo no los baño en la noche, si no que los baño en la mañana al levantarlos...y tampoco les lavo el pelo todos los días, si no que una vez a la semana no más.

Hace más o menos un mes que el Agus odia la bañerita, todo porque un día en que se cagó hasta la espalda lo puse ahí y lo lavé con el teléfono de la ducha, desde ese día que ve la bañera y se raja llorando y quiere puro salir arrancando. Así que tuvimos que volver al lavamanos y a las contorsiones para poder bañarlo. Igual ayer le preparé la bañerita y le eche juguetes y lo engrupí hasta que logre meterlo y bañarlo y que se quedara jugando un ratito. La idea era que se relajara con el baño. Después lo llevé a mi pieza y le sequé el pelo con mi secador en modo bajito para que entrara en calor. Después se fue a la cunita y el papá le preparó una mamadera calentita mientras yo seguía con el baño de la Trini.

El baño de la Trini es nada traumático porque a ella le encanta el agua, la única parte que reclama es cuando la saco. A ella también le pasé el secador por el pelo (está chascona la Trini ahora) y le puse el pijama y se fue a la cunita. Cuando entré a la pieza, el papá tenía todo apagado en un ambiente de total sueño, pero el Agustí estaba muy parado en la cuna comiéndose los barrotes y cantando su canción preferida "mmmm mmmm mmmmm". Acosté a la Trini, le pasé su mamadera y aunque rezongó un rato finalmente se durmió. El Agus seguía "mmmm mmmm mmmm".

Es duro el Agus pa dormir en la noche, no así en el día, pero en la noche más lo que se pasea, grita y patalea antes de caer. Yo empiezo a cantarle canciones de cuna de esas que daban en la tele antes: tata colores, "el día se va la noche llegó" del angelito del 13, pero tengo que pasearme con él en brazos ene rato para que se duerma. Y ayer no quería que se durmiera en brazos, quería que sólo se quedará en la cunita. Como último recurso le pase mi polera de pijama y empezó a darse de cabezazos con la polera hasta que finalmente se durmió agarrado a una manga (muero de amor cuando hace eso con mi ropa). Eran las 09.40

Prácticamente dos horas en la rutina de la noche, y yo estaba con un hambre que arrasé con el refrigerador después.

A eso de las 11, la Trini se despertó llorando amargamente...gritando en realidad, así que no quedó otra que tomarla en brazos y acunarla hasta que volviera a dormir y dejarla en la cuna. Después de eso sólo hubo reclamos menores hasta las 6 de la mañana que el Agus se despertó y comenzó a gritar, y me lo llevé a dormir con nosotros. La Trini se despertó como siempre a las 7 pasadito y también la pasamos a la cama...además que a esa hora el papá ya está levantándose.

Fue raro dormir con ellos "lejos", a un muro de distancia. Principalmente porque la pieza se sentía fría, porque últimamente era un horno con tanta gente dentro y además con la puerta cerrada. Y si bien dormí con una oreja pegada al intercomunicador fue agradable también poder dormir con espacio de nuevo.

jueves, 7 de octubre de 2010

Decorando con stickers murales



Encontré unas cosas geniales para la decoración de la pieza de las guaguas,(y si tuviera pieza sola me haría de un modelito para mí). Son stickers murales, que se pegan (obvio) en la muralla (obvio de nuevo) con motivos super lindos. Mi mamá ya nos había traído uno de flores que pegamos en el closet y yo me hice de este que está en la foto con motivo zoológico...porque es bien rara la mezcla de los animales de la sabana africana, granja y bosque...pero quien entiende a los chinos.

Lo compré en la feria y tenían millones de opciones. Son de origen asiático y ya vi unos en una tienda de cosas chinas que hay en Viña. A mí me costaron 990, y habían otros más chicos a 790 (de esos típicos que se usan para medir la altura). En Casa&Ideas también vi a 1990 pero son mil veces más feos de los que vi en la feria.

Yo, que soy todo lo negada a la cosa manualidad, encuentro que me quedó re lindo, porque son facilísimos de pegar y además viene la foto de como debe quedar.

lunes, 4 de octubre de 2010

Lo que se hereda no se hurta

De repente me pongo a mirar a los mellis y me pregunto que cosas heredarán de mí. Físicamente yo aún no encuentro que se parezcan a alguien claramente, a lo más el Agustín tiene como la forma de la boca de su tía Maca cuando su tía Maca era guagua, o la Trini que yo encuentro que se parece mucho a mi papá, pero mi suegra dice que se parece a su otra hija...bueno, yo tampoco me encuentro muy parecida a nadie, porque igual hay gente que es igual-igual a un familiar.

Lo que me parece más divertido es cuando uno "hereda" ciertas costumbres de los papás. Por ejemplo, ayer que me andaba moviendo por toda la casa porque era día de lavado, me metí el celular en el bolsillo del polerón y como tiene cargada mi selección musical andaba con la bulla para todos lados, no es que anduviera con audífonos si no que con volumen normal iba escuchando el playlist. Los que conocen a mi papá dirán "igual que tu papá!" porque él siempre ha tenido radios portátiles terriblemente picantes(que le duran 6 meses como máximo y que sí o sí deben tener frecuencia AM) metidas en el bolsillo y anda todo el día con un tango chicharreado. Hasta ayer me parecía totalmente odiosa la práctica de andar con la música a cuestas, pero desde hoy me considero discípula de mi papá y andaré con mi música también en el bolsillo, aunque por respeto al resto de los humanos lo haré con volumen amable y sólo dentro de los límites de mi casita.

Agustín, 9 meses



Mi Agustín se quedó dormido cual borrachito.

Este Agustín es un loco, imposible dejarlo sólo en la cama un segundo porque se tira de cabeza al suelo, o rueda hasta llegar a la orilla y luego se intenta bajar con sus patitas. De pura suerte no se ha pegado el feroz costalazo.