lunes, 6 de diciembre de 2010

Preparando el cumple feliz


Estamos en plena preparación del cumpleaños de los mellis. Un rasgo mío que me caché hace un tiempo es que las evaluaciones siempre las hago a la semana, mes, año…se entiende?. Por ejemplo, siempre estoy pendiente de cuando se cumple la semana, mes, año del evento afortunado o traumático de la vida para celebrarlo o darlo por superado, y por esto mismo, y a pesar de que al inicio no me motivaba mucho, decidí que era muy importante celebrar el primer cumpleaños de los mellis!...obvio, creo que no habrá otro año en su vida en que crezcan y aprendan tanto.

Primero vamos a hacer dos celebraciones, el sábado antes del cumpleaños oficial con toda la familia en Santiago y como son las casi primeras guaguas de ambas familias vamos a ser puros grandes, así que salvo la torta, habrá puras cuestiones ricas y adultas para comer y tomar. La segunda celebración la haremos el mismito día del cumple feliz y esa será con los amigos de Viña.

Una cosa que me tenía pensando era como cantar el “cumpleaños feliz”, si no decíamos los nombres, si decíamos mellis o si decíamos Trini y Agus rapidito. Al final, cantaremos dos cumpleaños feliz…uno para la Trini que es la mayor y el otro para el Agustín, y ya les estoy cantando todo el día para que no se asusten.

Por su lado el papá está preparando el tremendo diaporama. Ahora como que se lleva el diaporama y este marido mío que siempre ha sido audiovisual no perdería la oportunidad de regalarle eso a los mellis y dejarlo de recuerdo (o vergüenza) para cuando sean grandes. Lo entretenido del diaporama, es buscar una canción que tenga melodía y letra que haga sentido con el cumpleaños. Si buscamos en youtube hay muchos y muy divertidos con videoclip con el propio papá cantando y todo, pero siempre con canciones más o menos típicas como los locos bajitos, mi niña bonita y otros por el estilo. Creo que nosotros nos vamos a ir por algo de Jorge Drexler, porque pensando y pensando me acordé que de las dos canciones que conozco me ha gustado mucho la melodía, tiene esa cosa juguetona (lúdica le dicen ahora) que le pega a las cosas de niños y justo un compañero de pega me pasó mucha discografía de él…así que en eso he estado, escuchando todo el día a Drexler y clasificando canciones.

Que entretenido esto de preparar el cumpleaños, mirar tortas, buscar canciones, buscar un motivo de cumpleaños (creo que sólo será colorinche), fijar el presupuesto, enviar invitaciones, etc.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Dijo lo que creí que dijo?

Ayer cuando volví del trabajo, a eso de las 7.30 de la tarde, estaba el papá de mellis con los mellis jugando a la bandita musical. Cuando entré en la pieza y les dije "holaaaa", la Trini me mira y dice "a-ma-ma-ma"...para mí que dijo clarito mamá, o seré yo que los eché mucho de menos durante el día?.

martes, 9 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 2

La noche se inició prometedora. Esta vez sólo nos demoramos 45 minutos entre la comida, el baño de la noche (rapidito esta vez)y la camita con su papa consoladora. Así que a las 08.30 ya estaban durmiendo en sus cunas, uf!, hace tiempo que no estaba "desocupada" a esa hora...tanto que no cachaba que hacer con tanto minuto libre.

Yo me fui a la cama alrededor de las 10. Sigo encontrando que la pieza sin guaguas se siente fría, y extraño no tener al guaterito Agustín cuando me meto en la cama. Estos dos días me he ido a dormir en un estado de vigilia que no me deja descansar muy bien, hasta ahora ponía la cabeza en la almohada y quedaba zeta luego, ahora como los mellis están en la otra pieza me quedo con la oreja pendiente al primer rezongo.

La noche de anoche estuvo latera, corría mucho viento lo que hacía que la puerta del baño golpeara un poquito y que unos cuadritos que tengo en la terraza se azotaran a la muralla...como que no había mucho silencio, sumado a un pito de origen desconocido que molestaba caleta. Y así no más fue, me levante como cinco veces en una hora a acostar al Agus de nuevo porque se levantaba y lloraba...a la sexta fue el papá a verlo...papá cortó por lo sano y se lo trajo a la cama. No había ganas de discutir decisiones a esa hora (1 o 2 de la mañana). zzzzzzzz

Creo que serían las 5 o 6, porque los pajaritos ya cantaban pero estaba oscuro, cuando la Trini despertó desconsolada...el papá también se la trajo a la cama...así que hoy amanecimos todo apretujados y acalorados.

Veremos como nos va hoy.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 1



Después de darnos cualquier vuelta, decidimos que ya era hora de que los mellis durmieran en sus cuna y su propia pieza. Y sin hacer tanto atado y planificación, anoche se fueron directo a su pieza. Inspirándome en la odiosa mexicana de "Dulces Sueños" del Discovey H&H, les di la comida a eso de las 7.45 y después me fui con el Agus a la bañerita.

Por lo general yo no los baño en la noche, si no que los baño en la mañana al levantarlos...y tampoco les lavo el pelo todos los días, si no que una vez a la semana no más.

Hace más o menos un mes que el Agus odia la bañerita, todo porque un día en que se cagó hasta la espalda lo puse ahí y lo lavé con el teléfono de la ducha, desde ese día que ve la bañera y se raja llorando y quiere puro salir arrancando. Así que tuvimos que volver al lavamanos y a las contorsiones para poder bañarlo. Igual ayer le preparé la bañerita y le eche juguetes y lo engrupí hasta que logre meterlo y bañarlo y que se quedara jugando un ratito. La idea era que se relajara con el baño. Después lo llevé a mi pieza y le sequé el pelo con mi secador en modo bajito para que entrara en calor. Después se fue a la cunita y el papá le preparó una mamadera calentita mientras yo seguía con el baño de la Trini.

El baño de la Trini es nada traumático porque a ella le encanta el agua, la única parte que reclama es cuando la saco. A ella también le pasé el secador por el pelo (está chascona la Trini ahora) y le puse el pijama y se fue a la cunita. Cuando entré a la pieza, el papá tenía todo apagado en un ambiente de total sueño, pero el Agustí estaba muy parado en la cuna comiéndose los barrotes y cantando su canción preferida "mmmm mmmm mmmmm". Acosté a la Trini, le pasé su mamadera y aunque rezongó un rato finalmente se durmió. El Agus seguía "mmmm mmmm mmmm".

Es duro el Agus pa dormir en la noche, no así en el día, pero en la noche más lo que se pasea, grita y patalea antes de caer. Yo empiezo a cantarle canciones de cuna de esas que daban en la tele antes: tata colores, "el día se va la noche llegó" del angelito del 13, pero tengo que pasearme con él en brazos ene rato para que se duerma. Y ayer no quería que se durmiera en brazos, quería que sólo se quedará en la cunita. Como último recurso le pase mi polera de pijama y empezó a darse de cabezazos con la polera hasta que finalmente se durmió agarrado a una manga (muero de amor cuando hace eso con mi ropa). Eran las 09.40

Prácticamente dos horas en la rutina de la noche, y yo estaba con un hambre que arrasé con el refrigerador después.

A eso de las 11, la Trini se despertó llorando amargamente...gritando en realidad, así que no quedó otra que tomarla en brazos y acunarla hasta que volviera a dormir y dejarla en la cuna. Después de eso sólo hubo reclamos menores hasta las 6 de la mañana que el Agus se despertó y comenzó a gritar, y me lo llevé a dormir con nosotros. La Trini se despertó como siempre a las 7 pasadito y también la pasamos a la cama...además que a esa hora el papá ya está levantándose.

Fue raro dormir con ellos "lejos", a un muro de distancia. Principalmente porque la pieza se sentía fría, porque últimamente era un horno con tanta gente dentro y además con la puerta cerrada. Y si bien dormí con una oreja pegada al intercomunicador fue agradable también poder dormir con espacio de nuevo.

jueves, 7 de octubre de 2010

Decorando con stickers murales



Encontré unas cosas geniales para la decoración de la pieza de las guaguas,(y si tuviera pieza sola me haría de un modelito para mí). Son stickers murales, que se pegan (obvio) en la muralla (obvio de nuevo) con motivos super lindos. Mi mamá ya nos había traído uno de flores que pegamos en el closet y yo me hice de este que está en la foto con motivo zoológico...porque es bien rara la mezcla de los animales de la sabana africana, granja y bosque...pero quien entiende a los chinos.

Lo compré en la feria y tenían millones de opciones. Son de origen asiático y ya vi unos en una tienda de cosas chinas que hay en Viña. A mí me costaron 990, y habían otros más chicos a 790 (de esos típicos que se usan para medir la altura). En Casa&Ideas también vi a 1990 pero son mil veces más feos de los que vi en la feria.

Yo, que soy todo lo negada a la cosa manualidad, encuentro que me quedó re lindo, porque son facilísimos de pegar y además viene la foto de como debe quedar.

lunes, 4 de octubre de 2010

Lo que se hereda no se hurta

De repente me pongo a mirar a los mellis y me pregunto que cosas heredarán de mí. Físicamente yo aún no encuentro que se parezcan a alguien claramente, a lo más el Agustín tiene como la forma de la boca de su tía Maca cuando su tía Maca era guagua, o la Trini que yo encuentro que se parece mucho a mi papá, pero mi suegra dice que se parece a su otra hija...bueno, yo tampoco me encuentro muy parecida a nadie, porque igual hay gente que es igual-igual a un familiar.

Lo que me parece más divertido es cuando uno "hereda" ciertas costumbres de los papás. Por ejemplo, ayer que me andaba moviendo por toda la casa porque era día de lavado, me metí el celular en el bolsillo del polerón y como tiene cargada mi selección musical andaba con la bulla para todos lados, no es que anduviera con audífonos si no que con volumen normal iba escuchando el playlist. Los que conocen a mi papá dirán "igual que tu papá!" porque él siempre ha tenido radios portátiles terriblemente picantes(que le duran 6 meses como máximo y que sí o sí deben tener frecuencia AM) metidas en el bolsillo y anda todo el día con un tango chicharreado. Hasta ayer me parecía totalmente odiosa la práctica de andar con la música a cuestas, pero desde hoy me considero discípula de mi papá y andaré con mi música también en el bolsillo, aunque por respeto al resto de los humanos lo haré con volumen amable y sólo dentro de los límites de mi casita.

Agustín, 9 meses



Mi Agustín se quedó dormido cual borrachito.

Este Agustín es un loco, imposible dejarlo sólo en la cama un segundo porque se tira de cabeza al suelo, o rueda hasta llegar a la orilla y luego se intenta bajar con sus patitas. De pura suerte no se ha pegado el feroz costalazo.

Trini, 9 meses



Acá esta la Trini de nueve meses, lista para salir a dar una vuelta y feliz porque le tocó el asiento de adelante.

Me gustan ahora que están más grandes, y ya no son tan guaguas y hacen cosas divertidas todo el tiempo. La Trini por ejemplo es total bailarina, cualquier cosa que parezca música ella lo baila: comerciales, el celular, canciones que yo les canto (aclaro que yo canto pésimo, por lo que no podría calificar de música), apuesto que si pasa el camión del gas se pone a bailar altiro!.

martes, 7 de septiembre de 2010

Full Nanny

Y “volví” a trabajar, y es así en comillas porque tengo la tremenda suerte de poder trabajar desde mi casa. Pero como tengo un proyecto con fecha de entrega y todo y que me exige harta concentración extendimos el horario de nuestra Nanny (un mix entre Iris y su hermana Anita) a todo el día, porque hasta ahora sólo había tenido nana por las tardes y en la mañana yo solita me ocupaba de casa e hijos. Y ha sido LA RAJA, el remedio perfecto para mi amenazadora depresión. En las mañanas le doy mamaderas a las guaguas tipo 8, luego jugueteamos un rato y se preparan para levantarse, como a esa hora llega la Anita y ella los termina de levantar, lavar, mudar y vestir mientras yo me meto a la ducha y me visto. Después “planificamos” almuerzo de grandes y de chicos y yo me encierro en la pieza-escritorio a trabajar tipo 10. Durante ese rato Anita los cuida y prepara el almuerzo y logra que duerman un mini tuto antes de almuerzo. A las 12 les toca el almuerzo, si están muy mañosos se los damos entre las dos y si los mellis andan de buenas y la Anita se la puede con los 2 yo sigo en la pega. Los mellis a veces duermen después de almuerzo, otras veces se quedan jugando. Si andan piolita me traigo a uno al escritorio y seguimos en el trabajo. A eso de las 13.30 nos preparamos para el almuerzo de grandes porque el papá de mellis llega a las 13.45. Almorzamos los tres, con los niños por ahí cerca y por lo general todos tranquilos!. La tarde es más como era antes, la Iris se ocupa de los niños y de terminar el aseo de la casa mientras yo sigo acá en el escritorio, les damos la papa de las 4, duermen algo de siesta o salimos a tomar solcito al balcón. Por ahora, los paseos de media tarde están suspendidos o por el resfrío o porque la mamá tiene que terminar el trabajo. En resumen, ha sido total esto de tener ayuda todo el día, hubo días que el papá me pilló aún en pijamas a la hora de almuerzo o que tuvimos que almorzar unos salvadores fideos con huevo porque no hubo tiempo de nada más. La modalidad “trabaje desde su casa” es lo máximo porque me mantiene haciendo esas cosas que me gustan (vea acá el diagnóstico del psicólogo) pero no me alejo de las guaguas, las atiendo igual y las besuqueo cuando quiero. Si tengo que hacer un trámite (la renovación de las cosas del robo por ejemplo) puedo hacerlo sin problemas y rapidito, una vez a la semana igual voy a la oficina y me junto con los compañeros, hablamos de los proyectos, puedo almorzar con las amigas, etc. Esto es flexibilidad laboral! Y sí…es verdad, tengo la media cueva!

viernes, 3 de septiembre de 2010

Para que ud. sepa

Hay hartas cosas que nadie cuenta del tema de cuando nacen las guaguas, no sé si es porque no a todas les pasa lo mismo, porque se les olvida o derechamente porque si te las cuentan después nadie quiere tener guaguas. Todas sabemos que las contracciones duelen, bueno yo no porque mis guaguas nacieron como 4 semanas antes, pero hay más cosas “desagradables” de esos días pre y post parto. Voy a contar las que me pasaron a mí:

1.-La depilada. La semana antes que nacieran las guaguas fui con mi mansa panza a la “depilería” para que me sacaran todos los pelos que pudiesen hacer indigna mi pasada por el quirófano. Yo juraba que como iba a ser cesárea iba a necesitar un rebaje típico, o más bien como el que uso siempre y no era necesario la depilada completa. Pues bien, mientras me preparaban para el tajo, llega la enfermera y me dice “tenemos que rasurarla”, yo con mi mejor cara le digo que ya estaba lista y me mira y me dice “no, tengo que rasurarla completo”… así fue como me gané la depilada brasileña más flaite de la historia, porque obvio, todo lo que se llevo la rasuradora volvió a crecer con los efectos secundarios conocidos. Sé que no en todas las cesáreas pasa lo mismo, así que tuve mala cueva no más parece. Me vi cosas que no me veía de cabra chica o desde aquella vez que se me pasó la mano con la cera.

2.-Los “loquios”. Bueno, esto es lo que yo llamo la “mega-regla”, y no es que sea una regla terrible de abundante, pero luego de 9 meses sin período cualquier cuestión se ve exagerada. Porque sí jovencitas, hay una especie de regla luego de tener al bebé, una menstruación que dura varios días donde se elimina todo lo que esta sobrando en el útero. El primer día en mi caso fue bastante cuatico y bueno para eso es que piden los famosos apósitos y las indignas sabanillas. Así que ya saben, aunque se ven lindas esas camisas de dormir de blanco angelical no vaya ud. a pasar un bochorno con sus visitas en la clínica.

3.-Las contracciones cuando se da teta. Esta sí que me pillo total desprevenida. No bastó con que a mí y a mis guaguas nos costará esto de la pechuga, si no que cuando teníamos ese camino resuelto y ellas se aferraron voraces a la teta vienen estas contracciones (entuertos?) del útero para volver a su normalidad. Pucha que duelen, con el perdón de aquellas que sintieron las verdaderas contracciones del parto, puedo decir que las de este tipo me sacaron lágrimas y unas ganas locas de no dar teta nunca más. Lo bueno, es que duran un par de días no más y se olvidan.

Alguien que haya tenido parto normal podría contar los misterios de la episiotomía si es que tuvieron. Yo puedo decir que mi cicatriz de cesárea es fea, odio mirarla, y como tengo mala cicatrización lo más seguro es que siga así de horrible por mucho tiempo más.

lunes, 30 de agosto de 2010

La loca de la cartera



Y finalmente caí en las garras de la delincuencia. Y todo por pava, mensa, resumidamente boba. Fui a almorzar a un restaurant repleto y con cartera (primer error detectado), para que fui con cartera? porque no se qué hacer con las manos cuando ando sin cartera. Llegamos y colgué la cartera en la silla (segundo error detectado), todo por no ponerla en las piernas y quedar apretujada. Yo le voy a dar 10 jumbitos a los restaurant y boliches varios que pongan ganchos para carteras para minas como yo. Y nada poh, en un segundo que la mesera coludida nos habla y yo la pesco y desaparece mi cartera de la silla…en un segundo por la misma mierda!. Así que ahí se fue todo: mi cel, mi mp3, mi billetera con carnet, licencia, todas las tarjetas (tercer error detectado, andar con todas las cuestiones juntas), un lápiz, millones de papeles inservibles y mi cartera que era entera bonita. Lo único que se salvó fue mi llavero que milagrosamente se me había quedado en la casa.

Y eso no era todo, había que ir a hacer la denuncia a la comisaría cercana. Y yo me pregunto…a los pacos no les hacen un curso de mecanografía? porque qué manera de demorarse en tomarme los datos!, y lo peor es que tuve que decir la comuna de residencia como cuatro veces V-I-Ñ-A-D-E-L-M-A-R, y el pobre cabo con un dedo por letra, que ganas de decir que vivía en Nos para demorarnos menos, porque mientras él me hacía detallar hasta el modelo del mp3 (alguien se puede acordar de eso!) yo puro me imaginaba a la banda de delincuentes (mesera incluida según yo) saqueando las casas comerciales con mis tarjetas.

Y así estoy ahora, sin identidad, con un celular del paleolítico que solo funciona en modo “altavoz” (prohibido pelar por teléfono), y recuperando recién las tarjetas del banco al menos (que bueno, aburrida de pedirle lucas al marido). En la semana retiro mi carnet de identidad y esperando fin de mes para reponer todo lo que perdí, la única parte entretenida del robo.

viernes, 27 de agosto de 2010

Hechos el uno para el otro



Hay minas a las cuales les encanta reventar espinillas, no es mi caso…a mí me gusta hurgar agujeros. Me explico, tengo una debilidad enfermiza con los cotonitos, tanto que un año me mandaron 3 veces de urgencia a la clínica por pasar metiéndome esas cosas en las orejas, a mí y al pobre marido también. Pues bien, resulta que uno de los temores con la maternidad era caer en la cotonitomanía y torturar, y dañar a la larga, las orejas de los mellis. Afortunadamente eso no ocurrió porque en eso he sido buena madre y me contengo cada vez que veo una bolita amarilla arrancar de las orejas. Pero esa adicción ha sido reemplazada por el uso de la pera sacamocos, y además al Agustín le encanta que use la pera!, yo se la muestro y le digo “moco!” y él se mata de la risa y cuando le aspiro la nariz y si suenan los moquitos al salir más risa le da. Estamos hechos el uno para el otro, yo le aspiro la nariz y a él le encanta ser aspirado.

sábado, 7 de agosto de 2010

Trini, 7 meses



Mi Trinicua, uf!, tan extrema. Pero cuando despiertas, me miras y pegas esos saltos para que yo te abrace, cuando gritas sólo para que yo te mire, no haces más que parecerte a mí. Serás así mi pequeña?.

Agustín, 7 meses



Tiemblan los colgantes de los móviles cuando "Agustí mono-mono" se acerca. Los agarra con fuerza y zum! para abajo, providencialmente no se ha sacado un ojo.

Dadadadada, es la típica conversación del Agustín, mostrándome sus dos dientecitos mordedores. Que querrá decir?, mamá que rica tu comida de mamá, que rico beso, puf de Agustín!, la Trini me pega!. Cuantas ideas en esa cabeza chica.

viernes, 6 de agosto de 2010

La llegada de los múltiples

Estos últimos días he estado “en la sombra” como dice una amiga, un poco negativa con el tema de la maternidad y ahora sí con sentimientos de culpa después de la visita al psicólogo, así que decidí salir un poquito “al sol” y llenarme de los momentos lindos que pasamos con los mellizos. Hay quienes dicen que la alegría es doble cuando tienes mellizos y me imagino que muchas veces es más que doble porque no sólo es disfrutar a dos guaguas si no que es disfrutarlas a las dos juntas e interactuando entre ellas. Hoy por ejemplo el papá se fue más temprano y nos quedamos durmiendo Agustín y yo en la cama, cuando desperté el Agustín me estaba mirando y cuando cachó que desperté se sonrió y los ojitos le brillaban, lo saludé con un gran besote y la Trini que estaba en su cunita, despierta también, quiso jugar, así que los metí a los dos en la cama y jugamos a darnos besos, cosquillas, comernos las patas (bueno, yo hacía eso y ellos se reían), lo más divertido era cuando yo hago que ellos se den besos porque se matan de la risa, da gusto verlos mirarse y reconocerse, o cuando uno quiere el chupete del otro y se le tira encima hasta que se lo saca o cuando, al igual que cualquier otra cosa que ande cerca, agarran la mano del hermano y la chupetean. De más que las alegrías son dobles, o triples…no sé, pero cuando digan “mamá”, o aprendan a caminar o vayan logrando esas pequeñas cosas que hacen felices a los papás, yo me sentiré multifeliz.

miércoles, 4 de agosto de 2010

La primera terapia de la vida

Como les contaba, ayer fue la primera terapia de mi vida. Es raro ir al psicólogo, o sea, en la consulta todos son súper simpáticos y amorosos, me tinca que les da miedo que si te miran feo (como en otras consultas) los pacientes se les suiciden ahí mismo. La cuestión es que la consulta del doctor era de lo más piola, yo esperaba el típico sillón o la caja de pañuelos pero nada todo muy sobrio con música de fondo y todo. Decía que era raro porque cuando va al doctor le dices “me duele la guata” o “me salió un poroto” y la consulta empieza, acá era raro comenzar a hablar de una cuestión que ni yo tengo claro de que trata. Pues bien, la conclusión de la primera sesión es algo así como que toda mi vida mi desarrollo personal sólo fue por el lado profesional, o sea, lo único a lo que yo le daba valor era a mi pega y las veces que he estado sin pega o he tenido momentos malos han sido de extrema amargura…bueno, eso es cierto. En todo caso mi pega no es ninguna maravilla, ganó como la mitad de la plata que me gustaría ganar y de lo que ganan mis compañeros de la U, seguramente trabajo la mitad también, no hago nada de la nasa ni nada que vaya a cambiar al mundo, seguramente las cosas que hago dan alegrías y dolores de cabeza por igual a la gente que las usa. Pero me gusta porque tengo harta flexibilidad y porque el ambiente laboral es de lo mejor. Entonces pasó que vienen estas dos guaguas y me sacan de lo único que al parecer para mí es importante: mi pega, según el doctor no es que yo este cansada de las guaguas si no más bien estoy cansada de que las guaguas no me dejan hacer lo que me gusta que es trabajar. Otra cosa interesante es que como yo nunca tuve mucho instinto materno y no me gustaban las guaguas nunca visualice ni idealice mi vida con hijos y eso hace que la tarea de la maternidad se me haga mucho más difícil, yo lo veo como cuando tienes que hacer un ejercicio difícil de gimnasia y la profesora te hacía imaginarte haciéndolo y mentalmente eso ayudaba a tu cuerpo a adoptar las posturas y movimientos necesarios. Conclusión de la primera sesión, equilibrar mis canastas, ver que mi vida no está hecha sólo de pega o que no solamente es eso lo que me va a traer felicidad, juntarme con mas mamás como yo y ver con no estoy sola en esta tarea, disfrutar a mis hijos, darles el tiempo que ellos se merecen, todo muy difícil de hacer pero tengo que esforzarme. Según el doctor y su corriente de pensamiento circunvirumbica no es casualidad que yo tengo dos hijos, es una forma en que la vida me muestra o trata de enseñarme que no debo poner mi felicidad dependiendo de un solo hilo, seguramente con una sola guagua las cosas hubieses permanecido igual, es sólo por los dos hijos y el tiempo que ellos me demandan que se me mueve el piso de esta manera…puede que tenga sentido.

lunes, 2 de agosto de 2010

El comodín de la suegra


Resulta que toda mi familia está a más de 100 km de la casa, no es tanto, pero al parecer para buena parte de la familia sí lo es, porque si bien al inicio anunciaron visita todos los fines de semana, ahora es re poco lo que se ven por acá. Cualquiera diría que tengo que aprovechar, pero cuando en mi caso tienes el “circulo de apoyo” harto más lejos que un par de cuadras o una micro del Transantiago igual se agradecería más visitas o vivir más cerca. La excepción a la regla es mi suegra, que viene todas las semanas. Con mi suegra nos llevamos en forma normal, o sea, para nada nos llevamos mal pero tampoco me iría de shopping con ella como otras minas que conozco. La cuestión es que gracias a sus visitas semanales he podido ir a la peluquería y estar horas, juntarme con mis amigas a tomar café en la tarde, dormir siesta de una hora de duración y la semana pasada ir a Santiago a retomar algo de mi pega y ver a otras amigas perdidas, aunque todas esas cosas las hice una vez cada una y no varias. Mi suegra es lo más cercano al jardín JUNJI que existe en mi vida. Al principio me sentía media invadida por su presencia y por toooda la comida que deja en el refrigerador, o de cómo me cambia el menú hacia la comida casera, pero ahora estoy de lo más agradecida con su presencia. Cualquiera diría que le estoy haciendo la pata a la señora porque su hija lee este blog, no están equivocados, pero en estos tiempos que me corren es bakan tener a la abuelita para que cuide a los nietos mientras yo huyo por la ruta 68.

De verdad perdida

Aún no es oficial, pero mañana debiera comenzar la primera terapia de mi vida. No pensé que la maternidad sería tan abrumadora para mí, pero en un momento no di más y me sentí tan perdida que no me quedo otra que la terapia sicológica o siquiátrica…aún no sé. Igual nunca fue miel sobre hojuelas, me acuerdo que cuando iba en camilla al pabellón para la cesárea tenía puras ganas de arrancar, tenía esa sensación de que las cosas jamás iban a ser lo mismo y eso me daba más pánico que nada. Luego, con los mellis en casa aprovechaba el momento de la ducha que hacía durar eternamente para llorar y llorar, nuevamente con la idea de que todo había cambiado. Está claro que nadie me obligó a tener hijos y que fue una experiencia que yo desee y escogí vivir y de la que no me arrepiento en nada porque mis hijos son maravillosos, y es por eso porque sus sonrisas son únicas que necesito ayuda para aprender a disfrutarlas más. Han sido siete meses donde hemos sido por sobre todo nosotros tres y he entregado toda mi energía a ellos y en ser una buena mamá, no creo haberme exigido más de la cuenta, pero sí me esforzado en ser lo mejor para ellos y fue tanto lo que me enfoque en eso que me olvidé de mí, de ser esposa, amiga, hermana e hija, seguramente me olvidé pedir ayuda y trate de convencerme que dos hijos al mismo tiempo no tenía por qué ser tan cansador o que yo no podía cansarme. Pero un día caché que no paraba jamás, que después de un pañal venía otro, que después de una mamadera venía otra y que mientras uno dormía el otro despierto quería mi atención (o quizás no la quería, pero yo la daba igual) y el cansancio sólo fue la llave que abrió la caja de pandora donde aparecieron todas las inseguridades, todos los conflictos no resueltos, la autocrítica y finalmente la pena. Me siento joven, con la idea de que la vida puede empezar muchas veces pero me faltan las ganas, en un momento tengo todas las energías conmigo y en el momento siguiente la pena nuevamente me gana. De verdad espero que la terapia me saque de esto.

viernes, 23 de julio de 2010

Esos programas de crianza del cable

Cuando estaba embarazada me veía todos los programas del Discovery sobre la llegada del bebe. Y cuando nacieron los cachetones me cambié a todos esos programas de nanas: Niñeras SOS, La súper niñera, Dulces sueños y Dulces momentos. Estos dos últimos tienen una animadora mexicana que me parece lo máximo de odiosa: Alejandra Velasco. El programa trata de que esta mina ayuda a las familias a que los niños se duerman solos o se porten bien, igual que en el programa de las niñeras, con la diferencia es que acá los pendejos no son tan endemoniados. La cuestión es que odio a esa mina (obvio que ya deje de ver el programa, pero de repente se queda puesta la tele allí) porque como que aplica Estivill todo el rato o esa método raro de dejar llorar a los niños hasta que aprendan que los papás no están para ellos todo el tiempo. En fin. Puede que yo sea exagerada y que el método aquel no sea tan malo como creo y demás que hay gente que le ha funcionado, pero para mí no hay cosa que me descontrole más que ver a mis cachetones llorar por su mamá y el programa muestra a mamás sufriendo porque esta mina no deja que ellas calmen a sus hijos tomándolos en brazos (tomar en brazos para ella también es un “error detectado” como se repite en el programa). Obvio que a la larga y por cansancio la guagua-niño se duerme, pero me parece horrible enseñarle a un niño que aunque llore no será atendido. Últimamente la cachetona está super llorona y quiere que yo la tome todo el rato, o que la mire al menos (les conté que ella se duerme sola en la cunita?), y me agota un montón, en especial porque hay veces que dejo de cuidar al hermano por pescarla a ella, pero lo que yo quiero que ellos aprendan es que la mamá va a estar allí cada vez que me necesiten, ahora me llamaran llorando, luego me dirán mamá…no sé, pero de verdad no podría dejarlos llorar, aunque venga la loca de la tele a “enseñarme”.

jueves, 17 de junio de 2010

Mi closet da pena

Después que me visitó Miss Piggy caí en cuenta que desde que nacieron los mellis que no he hecho una renovación decente de mi closet. Antes tenía la costumbre (mala o buena, quien sabe) de darme una vueltecita por Patronato al inicio de cada temporada y pegarle un refresh a mi closet y así renovaba todo lo pelusiento o roñoso y comenzaba el otoño o verano más linda. Bueno, la última vez que hice eso fue el otoño pasado antes del embarazo y como podrán suponer si bien hay hartas cosas que me quedan bien (en especial los pantalones uf!) hay otras cosas que me quedan rarísimas, es especial todo lo de arriba…ya saben el exceso de pechuga. Lo otro es que es casi pura ropa de trabajo o más estilosa que no puedo usar con las guaguas, de hecho todo lo informal que tengo ya esta medio manchado o medio feo por el agua cuando los baño y otro tipo de residuos cuando los mudo, creo que ahora que están empezando a comer voy a tener que usar yo babero o delantal para no arruinar lo poco que me queda bonito.
Además como mi adorada hermana comenzó a trabajar ultra producida también anduvo dando una vueltecita por mis pilchas y me dejo media escuálida. Lo único que me compre y que cuenta como autoregalo de cumpleaños fueron unas botas muy hermosas que he usado 4 veces!, este fin de semana las sacaré de paseo de nuevo como para que valga la pena la inversión, no vaya a ser que el próximo invierno no se usen botas. Y quienes se han llevado todo el instinto fashion-consumista de esta madre?, ellos pues…los mellis. Que rabia que la ropa de guagua dure la nada porque hay cada cosa más linda, si hay cosas que con suerte usaron dos veces. Hasta ahora compramos puras cosas en el Lider o en el Jumbo que encuentro que son re lindas, no de la mejor calidad (en especial las poleras Lider) pero para lo que las usan da igual que a la vuelta de un par de lavados estén medio feo. Y todo el resto, lo más lindo y lo que usan cuando hay visitas o van al doctor es lo que les regalan los tios y abuelos. Quiero cosas para mí!, tengo unas ganas de andar guapa.

lunes, 14 de junio de 2010

La suerte de que sean como son


No voy a cuentear a nadie, tener mellizos es agotador y una prueba a la paciencia y a la energía, ambas cosas a mí se me agotan día por medio, y aunque ya no me dan ganas de llorar como antes igual termino el día super cansada y de lunes a domingo.Pero la parte buena es que mis guaguas son enteras de "bien portadas" e igual hacen la pega más fácil. Como contaba antes la Trini esta volviendo a dormir sola en la cuna, y contrario a todos los que vaticinaban la tremenda tragedia, ella hasta ahora esta feliz con la independencia. Eso me hizo pensar en lo afortunada que he sido con ellos, más allá del hecho mismo de tenerlos y que estén sanos, he sido super afortunada en el carácter que tienen. Pasaré a enumerar las cosas que pudieron ser un dolor de cabeza y no los son:

1.-La primera papa que recibieron fue de mamadera y no de la teta de mamá. Pero aún así ellos aceptaron felices la teta cuando se les fue ofrecida y también aceptaron la mamadera cuando no había teta disponible. He sabido de guaguas (me incluyo) que al tomar el primer "relleno" nunca más quisieron saber de la teta de mamá u otras que nunca aceptaron tomar en mamadera. Mis mellis ultra aperrados les da lo mismo si es teta o mamadera. Eso me da mucha libertad para dejarlos al cuidados de las abuelas buena onda cuando he tenido que hacer trámites y salir mañanas completas.

2.-Se quedan dormidos solos. No hay que cantarles ninguna canción, no hay que ponerles la pieza a oscuras, no hay que andar en silencio ni tampoco arrullarlos en los brazos. La rutina es cambiarles pañal, ponerles pijama, darles la papa y a la cama y estando en la cama incluso juego con ellos un ratito y solos cierran los ojos y se duermen. Son lo máximo!. Bueno, para ser justos de repente la Trini tiene sus días y hay que acostarse al lado de ella y hacerle cariñitos para que duerma.

3.-Por lo general duermen toda la noche. El Agustín hace rato que duerme toda la noche y la Trini ahora que esta solita también o como mucho despertará tipo 4 o 5 de la mañana a tomar teta. Lo normal es que se duerman alrededor de las 10 de la noche hasta las 6.30 o 7 de la mañana. Si lo sé, son las guaguas perfectas.

Bueno, para que después no anden quebrándose por la calle, diré que tienen sus días de maña donde quieren andar en brazos todo el raro, y ojala al mismo tiempo (pobre de mi espalda). También les ha dado por no dormir siesta al mismo tiempo, y eso significa que siempre hay uno que esta despierto y como a mi no me gusta que estén aburridos o mirando el techo, trato de entretenerlos haciéndoles algún juego o cantándoles una canción o por último que me acompañen en el notebook.

Así son mis hijos, una ternurita!

La independencia de la Trini

Yo ya llevaba un par de semanas durmiendo muy mal con la Trini, así que después de hacerme la loca varios días decidimos cambiar a los niños a la cuna. Resulta que no contaba con que estuvieran tan grandes y resultó que al final no cupieron los dos y decidimos que sólo la Trini se iría a la cuna mientras el Agustín seguiría durmiendo con nosotros (Yo intenté que fuera el papá quien se cambiará de pieza, pero no hubo caso jaja). Así que el viernes en la noche la acostamos solita y fue tan triste!, obvio que para mí y no tanto para ella. Al principio no le gustó la idea y lloró un poco, nos hizo pucheros y todo pero en el fondo yo sabía que lo mejor era que durmiera solita (en la cuna, porque sigue estando en la pieza). Envolví un cojín chico en mi camiseta de pijama para que tuviera mi olor en la noche y se acurrucó en el cojín y de a poco fue quedándose dormida. Y al final no despertó en toda la noche! y sólo pidió papa a eso de las 7 de la mañana (que mejor?!), bueno yo despertaba cada una hora para vigilarla que estuviera tapada y que no estuviera enterrada en el cojín ni nada. Ahora ya llevamos 3 noches con ella en la cuna y al parece ella esta feliz porque duerme tranquilita y no despierta hasta la mañana. Como corresponde a la hermana mayor ella de a poco va ganando su independencia y yo un poco triste porque igual la extraño a mi lado en la noche, extraño su calorcito y abrazarla pero me llena de alegría su cara de felicidad al despertar cuando me ve aparecer al lado de su cunita.

jueves, 20 de mayo de 2010

Agustín, 4 meses

Trini, 4 meses



La estábamos debiendo!
Con ustedes la increíble guagua detrás de esos cachetes,

miércoles, 5 de mayo de 2010

Mi madre

Antes que mis hijos nacieran el temor más grande que yo tenía era el de perder a mi mamá. La niñez con mi mamá fue un poco complicada porque ella era muy joven cuando yo nací y me imagino que si yo era así como es la Trini seguramente la saqué de quicio muchas veces, así que no tengo recuerdos ultra bacanes de cuando era niña con ella, mis recuerdos van más bien por los paseos y vacaciones familiares. Lo que más me acuerdo era que cada vez que yo quería ir a dormir con mis papás porque tenía pesadillas mi mamá me tiraba un zapato por la cabeza y me echaba de la pieza, me acuerdo también que me peinaba con unos moños ultra apretados que llegue a quedar china, también que me hacia todos, pero todos, los trabajos de artes plásticas y técnico manual porque para eso sí que soy negada pero nunca me salvaba del reto de que ella era quien a última hora me tenía que hacer esas pegas y para que decir todos los retos que me lleve por el desorden de mi pieza y esos fueron hasta última hora. Cuando tenía como 19 años viví esa cuestión media mística de EJE (Encuentro de Jóvenes en el Espíritu) del cual no puedo contar aunque ya no lleve mi promesa en la muñeca ni mis pescados, la cuestión es que después de ese fin de semana como que me libere de la rebeldía de la juventud y logré ver a mi mamá como esa persona que más nos ama en el mundo, pude verla con todos sus defectos (como demorarse un año en contar cualquier anécdota) y aún así amarla por sobre todas las cosas. La relación cambio totalmente y llegué a ver en ella a mi mejor amiga, y a sus consejos los más sabios y desinteresados. Ahora cuando nacieron mis mellis no se que hubiese sido de mí sin ella, y a pesar de que manos de ayuda hubo muchas, ninguna de ellas fueron tan cálidas como las de mi madre. El terremoto afectó profundamente el alma de mi mamá, especialmente porque ninguno de sus críos y sus nietos-críos estaba con ella y las horas de incertidumbre marcaron en sus ojos esa angustia que aún no se va. Espero que sus adorados nietos, sus risas y gracias despejen la nube negra que aún tiene sobre su cabeza y que hagan volver pronto a mi mami campeona.

martes, 6 de abril de 2010

Agustín, 3 meses



Y como no, acá también esta Agustín.
Tanta ternura en un sólo niño!

Que hermosos mis hijos, ellos y yo estamos cada día más babosos.

Trini, 3 meses



Acá esta mi Trinidad de 3 meses y medio. Ya han pasado los cólicos y están para comérselos, casi literalmente porque de verdad me dan ganas de morderlos. La Trini ha mejorado muchísimo su mal genio, y ahora pasa mucho más tiempo balbuceando y riéndose de todo. Debe tener tanto que decir!!, y como buena mujer hablará hasta por los codos. Yo ya le he sorprendido contándole cosas al hermano.

A partir de esta etapa todo es más mágico, ellos se sonríen, conversan, me reconocen, la Trini ya busca entre mi polera para que le de papa, ya quieren agarrar cosas. Es maravilloso ver como todo un mundo se esta abriendo ante ellos y como se lo quieren tragar cada mañana con esos tremendos ojos.

jueves, 1 de abril de 2010

La Familia



Cree el suyo en http://www.freeflashtoys.com/

miércoles, 31 de marzo de 2010

Ellos duermen con nosotros y que tanto

Desde el terremoto que los niños duermen con nosotros en la cama. Antes del terremoto el paso por la cama de los papás era más bien transitorio, pero siempre se iban a dormir a su cunita y por lo general amanecían ahí. Después del terremoto un poco por el miedo y otro por comodidad ellos duermen con los papás. La comodidad pasa totalmente por nosotros, es súper conveniente que ellos estén ahí para darles la papa de la noche y sacarles los chanchitos sin que ninguno de los cuatro se tenga que levantar y salir de su respetiva cama. Bueno, al pediatra no le hizo mucha gracia el cuento y nos listó los inconvenientes de que durmamos apatotados, el más importante es que aumenta el riesgo de muerte súbita, que es de verdad por lo único que me preocupo a la hora de dormir y a cada rato los estoy moviendo y tocando para que no olviden respirar. El resto todo tiene que ver con el acostumbramiento de ellos y más de nosotros a tenerlos en la cama. Igual la gran mayoría de la gente pone ojos de huevo frito cuando decimos que ellos duermen con nosotros y casi que lo decimos con vergüenza porque altiro vienen los comentarios de que hay que sacarlos antes que se acostumbren, que afecta la intimidad de la pareja, que vamos a terminar durmiendo separados, etc, etc. Por el momento no hay nada más rico que acurrucarlos para dormir y despertar con sus combitos o ellos perdidos entre mis pechugas (bueno al que le toque despertar con mamá), yo tengo claro que toda esa ternura es porque sólo tienen 3 meses y que en rigor es impracticable dormir los cuatro para siempre en la cama…al menos en la cama tamaño normal que tenemos. Pero por ahora lo prefiero así, con ellos cerquita, con ese olor a guagua exquisito inundándolo todo, ya veremos después como lo haremos para que cada uno duerma donde le corresponde y capaz que hasta me arrepienta de la situación actual, pero si el gobierno culpa de todo al terremoto…porque yo no?.

jueves, 25 de marzo de 2010

Los vacunaron

Hoy le pusimos las vacunas de los 2 meses, un poco atrasados porque ya tienen 3, pero es que el terremoto me dejo como en stand-by y eso que mi casa ni se movió pero entre el stress post-traumático de mi amada madre y mi insomnio como que se me perdió un mes completo de la vida. Fuimos con mi suegra que vino de visita para ayudarme con la ida al vacunatorio porque imposible ir sola con los dos a cualquier parte. La enfermera era entera amorosa y me explico toda la cuestión de las vacunas, igual es bakan cuando me explican a mí las cosas y no al otro adulto acompañante (mi mamá, tía o suegra), ahí como que me queda más que claro que la mamá de esas guaguas soy yo y que son de mi responsabilidad y nada de andar endosándosela a otros. Bueno, a pesar de eso último, mi suegra los tuvo en brazos mientras la enfermera los pinchaba en sus bracitos, lo que fue ideal porque así ellos asocian el dolor con la abuelita y no conmigo que los calmaba después (que conste que la suegra los tomó porque dijo que yo tenía los ojos brillosos de pena que ellos lloraran). Y ahora están acá los dos al lado mío, medio “pat’e laucha”, durmiendo todo el rato y aunque de repente se despiertan y lloran un poquito los abrazo y se calman.

miércoles, 24 de marzo de 2010

De todas formas los adoro

Esta es una entrada agotada…escribo esto con Agustín en brazos y parándome cada un minuto a ponerle el tete a la Trini que es lo único que la mantiene semi entretenida por el momento. Hoy estoy cansada, que día es hoy??, miércoles parece y ellos han estado llorones, demandantes desde hace rato y yo no sé de donde estoy sacando ánimos y paciencia para no llorar con ellos en un trío de desesperación. Cuento los minutos para que llegue mi nana de medio tiempo para que me ayude con uno, cuento los minutos para que llegue Mario y vea a uno de los mellizos y yo me quede con el otro…ni siquiera pienso en tener un ratito para mí, sólo pienso en repartir la pega con alguien, vivan las visitas!!. Ayer sacaba la cuenta de las cosas que tengo pendientes y son caleta…desde algo tan simple como cortarme las uñas hasta las visitas al doctor que no he hecho y me veo al espejo y estoy adornada de estas ojeras ganadas a punta de terremoto, porque mis niños son unos ángeles que la mayor parte de las veces duermen de corrido o despiertan sólo una vez a eso de las 4. También hice un update de mi planilla de gastos mensuales que tenía puros ítems obsoletos (como “entretención”) y le faltaban los actuales como bonos pediatra, vacuna del neumococo (en dosis y caras) y tarros de leche, yo sé que una tía me dijo que si tomaba agua de avena o malta con leche tendría más leche y podría prescindir de los tarritos pero en ese caso tendría que agregar el ahorro para la cirugía reconstructiva de pechugas y la abdominoplastía para borrar los kilos ganados…en fin, una cosa por otra. Bueno, con el update de la planilla llegué a la conclusión que mejor me olvido de las botas Pollini que vi en internet o que mejor las pido de regalo para el DÍA DE LA MADRE que este año me toca y doble por si acaso, porque según la planilla las lucas ya no alcanzan para darme esos gustillos. Así que de repente me siento mala madre, me da pena por ellos que les toqué yo, una mina sin paciencia, con poco instinto materno y media depre…aunque después me doy ánimos, si al final del día no es tan peor: ellos son tan riquitos y yo más que nada soy
alharaca. Termino esta entrada con la Trini en brazos, en algún momento hice el cambio.

lunes, 22 de marzo de 2010

Los ojos de Agustín


Los ojos de Agustín son curiosos. Se abren cada mañana inmensos y se quedan mirando los animales de la granja que cuelgan de la lámpara. Los ojos de Agustín sonríen cada mañana cuando la mamá le dice “buenos días, buenos días” y le conversa al señor pollito que está en la cuna y le cuenta sus sueños de niño, Agustín nos conversa a todos y pone a prueba nuestra imaginación para tratar de averiguar qué es lo que piensa, que es lo que quiere. Agustín ha cambiado estas últimas semanas, siempre fue el “mellizo bueno”, el que no lloraba ni volvía loca a la mamá, ahora esta distinto porque además de descubrirse las manos y devorárselas y concluir que son mucho más sabrosas y entretenidas que el tete, también ha decidido ser el regalón de mamá y quitársela a la hermana cada vez que sea posible. Agustín ahora quiere que mamá lo tomé en brazos, lo acune, lo llene de besos asquerosos, le haga muchos “conde vrolok” (mordiscos en el cuellito) y ojala si es posible dormirse con ella. Y yo que había estado reclamando porque la Trini era demasiado absorbente con mamá y Agus solito se las ingenió para que mamá pase más tiempo a su lado, y la Trini, quién lo diría, se ha convertido en una hermana generosa que de a poquitos da tiempo para que mamá comparta con el hermano (siempre y cuando no le quiten su teta izquierda).

lunes, 15 de marzo de 2010

El tete no es la teta



La Trini esta convertida en una “tetadicta”, creo que ella concibe la tranquilidad solo si esta chupeteando la teta de mamá…la teta izquierda es su mejor amiga. La relación de la Trini con la pechuga ha ido cambiando con el tiempo, empezó siendo bien lejana porque esos días que estuvo hospitalizada sólo podía darle pecho cuando íbamos de visita y a pesar de eso ella se agarraba voraz. Después en la casa costó que tomara en forma decente porque como es ansiosa puro lengüeteaba y se pegaba cabezazos así que era re poco lo que tomaba así que opté por ayudarla con una pezonera y ahí mejoramos bastante. Después me aburrí de la pezonera porque que lata estar lavando y esterilizando a cada rato la cuestión y traté que tomara directo de la pechuga y como le costaba tanto lo que hice fue ponerme unas gotas de vitamina (que son un poco dulces) en la teta para incentivarla a que se agarrara y resultó de lo más bien y ahora la Trini no suelta su pechuga y la ha convertido en su tete y la usa no sólo para alimentarse si no que para dormir, para calmarse en sus ataques de llanto, para mejorar su digestión, etc, lo malo es que al tete ahora no lo pesca y lo escupe cada vez que intentó ponérselo y me mira con cara de “esa no es mi teta!!”, cada vez que la cacho que esta chupeteando la pechuga de pura entretención trato de cambiársela por el tete y no hay caso, siempre reclama y sólo cuando la pillo muy despistada logró que acepté el tete pero siempre con la ayuda de untarlo en agua con azúcar, o en tecito, etc…definitivamente a mi hija no le gustan los sucedáneos.

sábado, 13 de marzo de 2010

Y se acabó el postnatal


Pucha, casi sin darme cuenta se pasaron los famosos 84 días después del nacimiento de los chiquis y se acabó el postnatal. Yo no sé a quién se le ocurrió esto de los 84 días o quien piensa que ese tiempo es suficiente para que una mamá vuelva a trabajar porque claramente NO LO ES!!!, demás que fue a un hombre de esos que no están ni por ahí con la maternidad (como el jefe de mi marido) o a una de esas minas que están obsesionadas con proteger su puesto o posición (alguien dijo Jacqueline Van Concepción…??), porque de verdad creo que un bebe de sólo 84 días es muy pequeñito para separarlo de su mami y de su teta. Ahora entiendo a todas esas mamás que tiran mil licencias truchas para estar más tiempo en la casa, yo también acabo de presentar la mía y esperemos que la Isapre no la rechace y que el doc siga dándome más. Además que este postnatal todo cagón está tan en contraposición con toda esa historia del “apego temprano”…yo no sé para qué tanto show con el apego temprano si luego hay que hacer el “desapego temprano”, cuál será la gracia de promover la lactancia materna exclusiva si en menos de 3 meses vas a tener que dejar a la guagua sin teta reemplazándola por la fría mamadera (al menos mis niños se llevan bien tanto con la teta como con la mamadera pero hay otros que no), y la pobre madre va tener que estar ordeñándose cada cierto rato para poder sacarse leche perdiéndose todo el momento rico de cuando los bebes maman y finalmente al no poder contar con la succión natural de la guagua bajar la producción de leche y recurrir a la leche de formula.

Qué lástima que se tenga que recurrir a las licencias mulas por reflujo para poder estar más tiempo con la guagua, me da real pena aquellas mamás que de verdad tienen a sus bebes enfermos y que sus licencias son cuestionadas porque la gran mayoría de las mamás hemos abusado del sistema del cual somos un poco victimas. Cuanto mejor sería transparentar este proceso del postnatal y asignar un tiempo decente (6 meses??).

Tampoco pienso que las mamás que vuelven al trabajo en el día 85 sean malas madres, muchas no tienen otra opción, otras vuelven a trabajar felices porque están un poco abrumadas con esto de la maternidad, a mí también me pasa que hay veces que me gustaría hacer más cosas que sólo dedicarme a los mellis, o poder hablar de más cosas más allá de pañales y papas, pero luego los miro a ellos y me da una pena infinita sólo pensar en dejarlos en una sala cuna, porque en nuestro caso lamentablemente la opción sería dejarlos en sala cuna porque las abuelitas no están para cuidarlos y encontrarse una nana tiempo completo para mellizos uf! que difícil, así que por el momento cruzaremos los dedos para que tengamos las licencias suficientes para seguir con ellos.

miércoles, 3 de marzo de 2010

El Terremoto

Que miedo el terremoto. Para el ’85 yo tenía 8 años y estaba en el cumpleaños de un primo y pasé ese terremoto con mi abuela y sin mis papás…horrible, esta vez yo soy la mamá y tuve que meterme todo el miedo que le tengo a los temblores en el bolsillo (o donde sea ya que mi pijama no tiene bolsillos). Tengo puras visiones borrosas de tomar a la Trini y decirle a Mario que tome al Agus y sacarlos de la cama, sentarme en el suelo y proteger a mi niña mientras sentíamos ese ruido y movimiento horrible. La Trini no despertó y yo sólo la miraba como ella dormía plácidamente en medio de esa tortura. Cuando terminó el terremoto nuevamente no sé de donde saqué tanta claridad y tranquilidad y me dispuse a revisar los “daños” de mi casa (nada, sólo algunas cosas en el suelo), aprovechar el poco de luz que aún había para hervir agua, tratar de comunicarme con la familia y hasta de comadrear con las vecinas (a todo esto, yo era la única que no se puso bata), Y así fue, a sólo dos meses de estrenada mi familia ya tuve que actuar como una verdadera mamá.

Me encanta esta foto de ellos, como que capta un momento. La Trini tiene cara de no sé…media histérica o alharaca y el Agus tiene la mano en la cara así como diciendo “mmm…esta niñita de nuevo haciendo un show”

viernes, 26 de febrero de 2010

Agustín, 2 meses


Mi Agustín es total (obvio yo soy su mamá), lo que más me encanta de él es que tiene mil caras, es tremendamente expresivo. Hay veces que lo llamó “mi Jim Carrey” porque sus caras son chistosísimas, especialmente porque él no controla las miradas que pone en cada momento, entonces es divertido inventarle que tiene cara de enfadado porque la Trini tiene a la mamá, o tiene cara de picarón porque se le está ocurriendo una maldad para fastidiar a la hermana, me encanta cuando mira de reojo o cuando hace desprecios…jajaj…quizás son las mismas gracias de todas las guaguas pero la Trini no es así, ella está más preocupada de llorar…pobrecilla. También tiene alma de imitador (“mi kramer”) porque imita a las gaviotas y se ríe igual que ellas, y de repente cuando la Trini está llorando me parece escuchar que remeda a la hermana en el sollozo. El Agustín tiene mil cosas entretenidas para aprender de él.

Trini, 2 meses


Hoy tuvimos control de los 2 meses con el doctor y la Trini se portó de lujo, o sea, lloro nada aún cuando la desvistieron, la pusieran en la pesa helada y el doc la revisó muy bien y ella seguía así muy tranquila y dejándome a mí como la mamá mentirosa que inventa que su hija llora todo el día y que la vuelve loca. Se portó tan bien que accedí a ponerle los aritos que hasta ahora me había negado, pero cedí a la presión social y la torturamos con ese tema de los hoyos en las orejas y ella nuevamente no lloro y reconozco que se ve preciosa!, tan femenina con sus aritos y con sus pestañas de patas de araña, yo creo que ella se sabe hermosa porque regaló sonrisas a todos hoy en la tarde. Es tan preciosa cuando está tranquila, cuando aún después de tomar la mamadera exige una “pechuga chica”, y con sus manitas me acaricia la espalda y se queda dormida pegada a mi panza y nos damos calorcito, me encanta que para dormir o para sentirse amada necesite estar a mi lado.

lunes, 22 de febrero de 2010

Mi corazón es elástico

Muchos papás tienen la duda al tener un segundo hijo si serán capaces de amar a este nuevo niño tanto como al primero, yo también un tiempo me preguntaba si los hijos se amaban por igual o uno tenía alguna preferencia por alguno. En mi caso no tuve tiempo de cuestionarme si sería capaz de amarlos a ambos por igual porque llegaron juntos y hasta ahora no he sentido que quiero más a alguno de los dos o si los amo de manera diferente…los dos me roban el corazón de manera infinita, así que como yo ya lo había supuesto el corazón es un musculo elástico que se expande más allá de lo que nosotros creemos y es capaz de albergar más amor del que pensábamos, no es necesario sacar al primero para amar al segundo, de alguna manera siempre hay lugar para todos. Lamentablemente sólo el “corazón” funciona así porque las limitaciones físicas son las que muchas veces nos hacen elegir uno por sobre el otro, como la Trini ha estado demandante (muy muy demandante) por el asunto de los cólicos, el horrible asunto de la caída del otro día y un excesivo regaloneo, he sentido que ella roba toda mi atención, mi tiempo y mis brazos y que quizás he dejado un poco de lado al Agustín y ahora es él quien se ha puesto llorón y sólo quiere estar en brazos y me ha tocado un par de días donde tengo a dos guaguas llorando hasta ponerse morados y sólo los calma estar en brazos de mamá. Así que tal como tengo un corazón que lo puede todo, me gustaría tener dos pares más de brazos para tenerlos a los dos cerca, poder llenarlos de besos a los dos, y tener estas pechugas más repletas de leche para poder darles a los dos y no tener las sensación que siempre hay uno que me mira con ojos largos porque le tocó papa de mamadera.

viernes, 12 de febrero de 2010

Una cuestión na’ que ver

El otro día me pasó un episodio curioso. Estaba yo en medio de mis ajetreadas mañanas (o en aquellos ajetreados momentos de las mañanas) y sonó el timbre, me pareció extraño visitas a esa hora y totalmente inoportuno considerando que yo aún estaba en pijamas y al contestar me habla una mina que me da su nombre y me dice que trabaja para el INE…bla bla…y que el domicilio había sido seleccionado para la encuesta de los índices de cesantía…bla bla…yo como que la escuchaba a medias porque tenía a los mellis en la cuna medio despiertos y ya esperaba que empezaran a llorar en cualquier momento, entonces la comadre me pregunta si somos habitantes permanentes de la casa u ocasionales y que a hora hay gente en la casa para enviar al encuestador y yo la muy mensa le contesto todo lo que me pregunta. En fin, creo que no me preguntó nada muy confidencial, ni tampoco tenía un voz de “loquito delincuente haciéndose pasar por ejecutivo de compañía telefónica” y lo más importante es que no me pidió plata ni rescate por nadie…pero me quede pensando lo fácil que es ser bruta de repente en especial cuando uno está muy ocupado.

sábado, 6 de febrero de 2010

Mi Trini la difícil


La Trini ha tenido un día difícil hoy, de esos donde despierta llorando y no para y no hay manera de calmarla salvo tenerla en brazos, aunque hay momento en que ni eso funciona. Después de tener una noche de maravilla donde durmieron harto rato y molestaron poquito después de la papa, la Trini ha estado incómoda con el mundo, con ella y conmigo…y bueno también ha contagiado al Agustín que también esta medio lateado hoy…será que no es bueno que duerman de corrido en la noche??, de repente pienso que pasan un poco de hambre y que eso repercute en que al día siguiente andan un poco mañosos. Como estuvo toda la mañana llorona, la Trini no durmió en el día y yo la notaba muerta de sueño, pero cada vez que la dejaba sola en la cunita después de dormirla en mis brazos se despertaba y empezaba el llanto de nuevo (no estoy ni por ahí con dejarla que se raje llorando en la cuna ni tampoco de que se duerma sola en días como hoy, otras veces cuando está tranquila la dejo que se quede dormida sola). La cuestión es que después de almuerzo me la lleve a mi pieza, me tendí en la cama y la apoyé en mi panza y en mi pecho y solita fue cerrando sus ojitos (los que abría de repente para confirmar que yo siguiera allí) hasta que finalmente se durmió y yo con ella un poquito. Ahora sigue durmiendo, la acosté a mi lado y tiene una de sus manitas apoyada en mi pierna mientras yo escribo, yo la miro y le paso mi mano por su cabeza y le digo que la amo y cuido su sueño para que se recupere y despierte animosa y me regale de esas sonrisas que alegran mis días.

jueves, 4 de febrero de 2010

Amamantamiento nocturno



Encontré este comic muy chistoso de como pasamos la noche las mamás que damos de mamar a los beibis. Básicamente trata de las ventajas de tener a la guagua en la cama y darle pecho allí mismo versus tener a la guagua en otra pieza y levantarse n veces a alimentarlo..genial la viñeta de la mamá tratando de despertar al papá para que vaya a ver a la guagua y al papá haciéndose el loco.



En mi caso yo tengo una cuna al lado de la cama y los paso a mi cama cuando les doy teta y si están muy mañosos los hago dormir en mi pecho (ricooo!). Ahora nos llevamos bastante bien en la noche, no sé si ellos duran más durmiendo o yo ya me acostumbre a despertarme 3 o 4 veces a alimentarlos, aunque de todas formas yo tengo mi comodin: Similac Advance!

Les dejo el link del comic
http://www.thefoodoflove.org/breastfeed-in-your-sleep.htm

domingo, 31 de enero de 2010

Sobrevivimos a la primera mañana solos!!!


El jueves fue la primera mañana que pasamos solos los tres. Hasta ahora siempre había estado el papá, mi mamá, mi suegra o mi hermana para ayudarme con ellos, pero hoy estuvimos solitos no más y nos arreglamos bastante bien. Todo empezó a eso de las 7.30 de la mañana y mientras el papá se preparaba para ir al trabajo yo me metí a la ducha, porque difícilmente iba a tener tiempo de hacerlo después, además que me da miedito dejarlos solos aunque sea un ratito pequeño. Al salir de la ducha el papá les estaba dando una mamadera chica para que siguieran durmiendo (ambos ya habían tomado pechuga, así que yo estaba despierta desde las 6 más o menos), después de esa papita ellos siguieron durmiendo y yo me acurruque a su lado y dormimos hasta como las 10 de las mañana (bueno, yo dormí a ratitos, pero bastó para recuperar el sueño de la noche). Y después sólo la mañana estuvo medio loca un rato cuando le daba papa a uno y el otro se despertó llorando a gritos por hambre también, en esos momentos me tengo que hacer la sorda y terminar con uno para luego seguir con el otro, porque por más que trato de espaciarles las papas para estar con un mellizo sola, como que igual se coordinan y terminan despertando al mismo tiempo. En fin, lo bueno es que no nos tiramos por la ventana y resulto bastante bien…ojala que la “suerte” se repita los próximos días.

Agustín, 1 mes


Mi pequeño Agustín de 1 mes ya parece una guagua real. Para recordar 3,5 Kg y 51 cm. El ya se esta rebelando y mostrando su carácter. Lo divertido es que ahora los hermanos se escuchan, entonces apenas comienza a llorar uno el otro se le une al ratito...esto es medio desesperante cuando estoy sola con ellos, me ha tocado hacer un poco de malabarismo para tomarlos en brazos a los 2 o bien tomar a uno calmarlo a medias, dejarlo en la cunita y tomar al otro...y así.

miércoles, 27 de enero de 2010

Cosas que no haré este verano

Ahora que estoy 100% dedicada a la crianza y en ser la proveedora oficial de alimentos de mis niños, extraño hacer cosas que me hubiese gustado hacer este verano, pero de alguna forma me las arreglo para no aburrirme (igual mis mellis no me dejan tiempo para aburrirme pero la rutina papa-chanchitos-pañal x2 no es que sea de lo más entretenido).

1.-Ir al recital de Joaquín Sabina ayer. Este panorama sí que me dio lata perdérmelo, pero igual fui a la mini presentación que tuvo en el festival de Olmué, fue cortita pero al menos sirvió para salir, gritar, cantar y liberar tensiones acumuladas en estas 5 semanas.

2.-Ir al cine a ver la película “El secreto de sus ojos” y la próxima a estrenar “500 days of summer” (aunque esta última está para marzo). Nada que hacer, difícil ir al cine, así que se la vamos a encargar al dealer de películas de mi mamá y tocará usar dvd no más y comprar cabritas de microondas.

3.-Ir al la feria del libro en Viña del Mar. No es que sea tremendo panorama pero voy todos los años desde que vivo acá, me gusta ir en la noche cuando esta fresquito y ver alguna presentación de un libro o un show…lo que sea. La solución alternativa a esto es que le tengo encargados libros a mis amigas para que me presten, por ahora estoy leyendo “Los puentes de Madison”, como no he visto la película (aunque cacho perfectamente se que se trata) no tengo con que comparar y como la letra es grande sirve para leer mientras doy papa.

Bueno, también me hubiese gustado ir de vacaciones al Caribe, ultra broncearme, tomar una cerveza en el fresco de la noche y un montón de cuestiones más que de igual forma no hubiese hecho así que esas no valen.

martes, 26 de enero de 2010

Los comentarios de la gente en la calle

Estos días que hemos salido de paseo nos hemos encontrado con distinta gente que se acerca o comenta cosas de los mellis. Algunos hacen comentarios felices y otros donde hay pura mala onda.

Igual es bakan que la gente mire el coche doble y comente cosas de ellos, la mayoría son cosas como “ahhh…que lindo”. Por ejemplo, un día se acercó una niña desconocida a comentarnos que ella tenía mellizas y nos contaba algunas anécdotas de ellas que ya tenían 2 años. A mí me gusta saber la experiencia de otras mamás de mellizos que en algunas cosas es totalmente distinta a la de los embarazos simples. Igual muy buena onda la niña aunque hablaba hasta por los codos y como que al final de la conversación ya nos empezó a dar la lata y no hallábamos como cortarla. Lo mala onda fue que en la mitad de esta conversación se acerca una señora mayor y nos dice en tono de vieja latera “ohhh….que bendición de Dios”…hasta ahí todo bien, pero luego se manda unos “consejos” del tipo “pero no es bueno que los andes paseando en el coche, porque el sol, o los virus, o la gente, etc,etc”…o sea, un montón de comentarios que a mí me parecieron mala onda y que nadie le había pedido. Otro día nos cruzamos con otras niñas y una dice “ohhh..que lindo, mira son dos” en un tono todo azucarado, la cuestión es que la amiga dice “tschhh…la cueita, justo le salió la parejita” todo esto en un tono medio envidioso. A lo mejor yo soy un poco perseguida, pero he pensado en reponer el uso de la medallitas al menos cuando salgamos a pasear porque no quiero que las malas ondas afecten a mis niños…además que si alguien los “ojea” de dónde sacó una señora media bruja que les quite el “mal”??.

Los comentarios que más me divierten son esas mamás que andan con sus hijos (me ha pasado en la consulta del doctor) y camuflan sus ganas de copuchar con sus niños, y es típico que le dicen a su cabro chico “mira las guagüitas, anda a mirarlas” y le dan un empujoncito en la espalda para que miren a las guaguas, claramente los niños no tienen el menor interés en acercarse, pero obligados por su mamá miran a los bebes cuando es en realidad ella la que muere de ganas de preguntas por ellos.

De todas maneras, la mayor cantidad de las veces la gente se asombra al ver el coche doble y siempre felicitan por los niños y yo ando toda orgullosa de mi prole.

Trini, 1 mes

Mi Trini ya tiene un mes de vida y esta cada día más rica. Hoy estuvimos en el doc y ya pesa 3,2 kilitos de amor y las mañas y llantos de la semana pasada no era nada terrible sólo un poco de cólicos.

Que tutito Trini!

jueves, 21 de enero de 2010

De paseo


Ayer al final nos animamos y salimos a dar un paseo. Debe haber sido uno de los días más calurosos en Viña así que no se que tan buena idea fue, pero tratamos de irnos por la sombrita todo el rato. Armamos el coche, sorteamos quien se iba en el asiento de atrás y salimos con mi mamá y mi hermana (y los chiquis obvio) a dar una vuelta cortita a la manzana que estuvo super entretenida, no tanto para ellos que estuvieron durmiendo casi todo el paseo, como para mí que me aburro montones todo el día en la casa. Terminamos el paseo de una hora más o menos tomando fresquito en los jardines del edificio. Hoy fuimos más osados y bajamos al centro jejejej.

martes, 19 de enero de 2010

Pucha que mala madre soy

Resulta que almorcé algo que no debía, todo porque soy porfiada, tentada y mañosa y como resultado mi Trini se llenó de gases indeseables, el Agus se salvó sólo porque a él en la tarde le tocó papa de relleno y no pechuga…pero mi pobre Trini (que además es una alharaca) sufrió las consecuencias de la desatinada de la mamá. Estuvimos hasta muy tarde tratando de calmar el dolor de pancita y además la pobre también estaba constipada, así que mi mamá, de coach por teléfono, daba las instrucciones para hacerles masajitos para que pudiera hacer. Menos más que después de un par de horas de llanto continuo y gritos hizo caca explosivamente sobre el chal de perrito azul y sobre mi pantalón y un rato después volvió a hacer aunque ahora sobre mi mano y mi chaleco (todo por tenerla en brazos y sin pañales). Luego vino el regaloneo para que se calmara y pudiera dormir mejor, que rico que al menos anoche lo logramos y yo aprendí la lección de no comer exquisiteces de verano sin pensar antes en ellos.

Es divertido como con hijos uno anda preocupado de todas las evacuaciones intestinales de ellos y como celebra cada chanchito o pañal sucio, sólo para que un par de años después le tengamos que enseñar lo contrario: a controlar las evacuaciones…al menos en público, como no se van a confundir?

domingo, 17 de enero de 2010

Domingo en la mañana



Se supone que es malo, una muy mala práctica...pero que cosa más rica tenerlos en la cama esta mañana de domingo.

Trinidad



La Trini se parece a mí…tiene todas las mañas de la mamá y las que aún no tiene seguramente las tendrá. Es reclamona, muy reclamona, apenas despierta comienza a refunfuñar y mientras duerme da la impresión que en sueños reclamara por algo porque siempre está metiendo ruido y siempre se está quejando. También es impaciente, cuesta que agarré le pechuga y cuando la agarra como la leche no le llega de inmediato obvio que reclama y suelta la pechuga…no hay caso, siempre es un gran triunfo que ella logre tomar la papa en forma tranquila. También es llorona, pensamos que sus días en la Neo la dejaron con sensación de desapego, pero llora cuando la dejamos sola aunque sea un ratito para ir a buscar el pañal, y llora con tanta pena y hace pucheros que parten el corazón y uno sólo atina a tomarla en brazos y decirle que no está solita y que la queremos. También cuando la mudamos hace el show de llorar a gritos y de dejar de respirar y se pone morada así que hay que soplarle la carita un poco para que atine a respirar de nuevo…me carga que haga eso, espero que se le pase cuando crezca, también es muy chistosa cuando está raja gritando y de repente en pleno grito se calla y nada..se acabó el llanto y el grito y es como “aquí no ha pasado nada”.
A la Trini le gustó bañarse y le encanta que le laven el poto cuando se hace caca, y en la tinita movía las patitas feliz. Cuando mi Trini se sonríe es maravillosa y tiene unas pestañas largas que hace que sus ojos se vean tan coquetos, es una locura mi hija.

lunes, 11 de enero de 2010

Agustín



Agustín se llama Agustín por el “caracol Agustín” que es la única canción de Mazapán que se cantar de manera más o menos afinada. Agustín se llama Agustín Fernando porque su papá también se llama Fernando, también el papá de una muy querida amiga (tía Ely) se llamaba Agustín, entonces ahora se me hace el nombre de un señor grande y de tiempos viejos. Al Agustín le decimos “gustín”, o “bustín”, o “gusti” así que el quizás pensará que se llama Gustavo.

Agustín es mi hijo menor, porque nació después de su hermana Trinidad, aunque él fue más grande y más fuerte. Cuando nació me lo mostraron lleno de sangre y grasita, y ese fue nuestro primer contacto, el segundo fue al día siguiente cuando él llego con sus ojos bien abiertos a conocer a su mamá, creo que lo primero que hice fue cantarle la canción que cantaba cuando estaban en la panza para que se sintiera en confianza y supiera que yo soy su mamá.

Agustín tiene súper buen carácter, es la guagua soñada yo creo. Cuando despierta no llora y se queda mirando a su alrededor, cuando lo mudamos llora sólo de vez en cuando y sólo hace berrinches cuando tiene mucha hambre. Hoy después de su papa lo acosté al lado mío y me pase mucho rato mirando sus movimientos e imaginando que quizás así se movía cuando estaba en la panza, pero él se estiraba, abría los brazos, estiraba las piernas..tan rico!. Agustín yo creo tiene cara de ser tranquilo, una guagua matea (jaja!) y bueno para la pestaña, y cuando se agarra de la pechuga es un lujo porque chupa bien fuerte y le sale harta leche y siempre aprovechamos de juntarle leche a su hermana. Al gustín no le gusta bañarse todavía, ayer le tocó su primer baño en la tinita y sí que se rajó llorando y no le gustó para nada eso de meterse al agua y sólo se tranquilizó cuando lo sacamos y lo secamos.

Ese es mi Agustín, cada día trato de aprender más cosas de él, aprender a diferenciar su llanto del de la Trini y tratar también de ir cachando que es lo que necesita para estar lista para dárselo. Te amo hijito bello.

viernes, 8 de enero de 2010

yo mamá

Estos días que mi mamá ha estado en Santiago he sentido realmente lo que es ser mamá de los mellis. Mientras estuvo mi madre acá de alguna manera ella dirigía todo lo relacionado con los chiquis y yo observaba, cooperaba y aprendía, pero estos días yo me he encargado de todo…bañarlos en la mañana, cambiarles la ropita, mudarlos, ocuparme de su ombligo, preocuparme de los horarios de las papas y darles la papa, calmarlos cuando lloran, prepararles la camita, etc. No es que el papá haga nada, sólo que me imagino que para las mamás es más natural preocuparse de los niños y organizar a los “ayudantes”, aunque hay veces en que me gustaría que no fuese ayuda si no responsabilidad compartida, pero de verdad no me quejo porque papá de mellis muda y saca chanchitos súper bien…sólo me gustaría un relevo en la tarde para poder dormir y recuperarme mejor.

Agarré confianza en esto de ser mamá a tiempo completo y sin ayuda especializada, como que de repente me la creo que podré hacerlo sola y bien, que el instinto dormido va despertando y que debo creerle a mi guata y confiar en mis capacidades. Sólo quiero que los chiquis estén bien (en su primer control los encontraron bien y con el peso correcto), que lleguen a su primer mes sin problemas y que me den permiso para sacarlos a dar una vuelta a la manzana al menos, yo creo que ellos igual se deben aburrir un poco de pasar de la cuna al mudador y de ahí a las sillitas nido, sería mucho más bakan salir por las tardes a tomar aire, mirar árboles y escuchar pajaritos, lo bueno es que aún tenemos harto verano para poder hacer eso.



sábado, 2 de enero de 2010

Año nuevo, vida nueva (y ahora sí que es verdad)

Este año empezó conmigo dándole la pechuga a la Trini, a lo lejos sentía "5,4,3,2,1 ahhh!" y yo sentada en la cama con mi madre y mi hija en brazos tratando de que tome papa para poder hacerla dormir. Nos abrazamos las tres y obvio que a mi se me cayeron algunas lágrimas tratando de no hacer balances ni recuerdos tontos del año que se iba. Fue raro el año nuevo, menos mal que descubrimos que del balcón de mi pieza se ven re bien los fuegos artificiales, así que mis papás y mi suegra (los únicos que se entusiasmaron en pasar un año nuevo de papas y pañales) los vieron desde allí. Yo me quedé con la Trini en la cama y Agus con Mario desde el living. Así que este año hubo nula fiesta, karaoke o champaña.
Ayer también se fue mi mamá a su casa, así que trataremos de arreglarnos sin ella algunos días, y a pesar de que se quedó mi hermana, ya anoche se extrañó los consejos y la ayuda de la "voz de la experiencia" cuando la Trini entró en ataque de llanto y terminó contagiando al hermano...desde que llegamos a la casa que ambos no lloraban juntos así que era una casa de locos a eso de las 12 de la noche.
No se que esperar de este año, desde que nacieron los chiquis que estoy en stand-by sólo preocupándome por ellos, y en ir cachando a que hora le toca la próxima papa y muda...y dentro de todas esas "obligaciones" ellos me regalan una sonrisa o se agarran de la pechuga sin atados y nos regalamos esos momentos mamá-hijo donde estamos sólo nosotros y toda la angustia post-parto se aleja.