domingo, 17 de enero de 2010

Trinidad



La Trini se parece a mí…tiene todas las mañas de la mamá y las que aún no tiene seguramente las tendrá. Es reclamona, muy reclamona, apenas despierta comienza a refunfuñar y mientras duerme da la impresión que en sueños reclamara por algo porque siempre está metiendo ruido y siempre se está quejando. También es impaciente, cuesta que agarré le pechuga y cuando la agarra como la leche no le llega de inmediato obvio que reclama y suelta la pechuga…no hay caso, siempre es un gran triunfo que ella logre tomar la papa en forma tranquila. También es llorona, pensamos que sus días en la Neo la dejaron con sensación de desapego, pero llora cuando la dejamos sola aunque sea un ratito para ir a buscar el pañal, y llora con tanta pena y hace pucheros que parten el corazón y uno sólo atina a tomarla en brazos y decirle que no está solita y que la queremos. También cuando la mudamos hace el show de llorar a gritos y de dejar de respirar y se pone morada así que hay que soplarle la carita un poco para que atine a respirar de nuevo…me carga que haga eso, espero que se le pase cuando crezca, también es muy chistosa cuando está raja gritando y de repente en pleno grito se calla y nada..se acabó el llanto y el grito y es como “aquí no ha pasado nada”.
A la Trini le gustó bañarse y le encanta que le laven el poto cuando se hace caca, y en la tinita movía las patitas feliz. Cuando mi Trini se sonríe es maravillosa y tiene unas pestañas largas que hace que sus ojos se vean tan coquetos, es una locura mi hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario