miércoles, 4 de agosto de 2010

La primera terapia de la vida

Como les contaba, ayer fue la primera terapia de mi vida. Es raro ir al psicólogo, o sea, en la consulta todos son súper simpáticos y amorosos, me tinca que les da miedo que si te miran feo (como en otras consultas) los pacientes se les suiciden ahí mismo. La cuestión es que la consulta del doctor era de lo más piola, yo esperaba el típico sillón o la caja de pañuelos pero nada todo muy sobrio con música de fondo y todo. Decía que era raro porque cuando va al doctor le dices “me duele la guata” o “me salió un poroto” y la consulta empieza, acá era raro comenzar a hablar de una cuestión que ni yo tengo claro de que trata. Pues bien, la conclusión de la primera sesión es algo así como que toda mi vida mi desarrollo personal sólo fue por el lado profesional, o sea, lo único a lo que yo le daba valor era a mi pega y las veces que he estado sin pega o he tenido momentos malos han sido de extrema amargura…bueno, eso es cierto. En todo caso mi pega no es ninguna maravilla, ganó como la mitad de la plata que me gustaría ganar y de lo que ganan mis compañeros de la U, seguramente trabajo la mitad también, no hago nada de la nasa ni nada que vaya a cambiar al mundo, seguramente las cosas que hago dan alegrías y dolores de cabeza por igual a la gente que las usa. Pero me gusta porque tengo harta flexibilidad y porque el ambiente laboral es de lo mejor. Entonces pasó que vienen estas dos guaguas y me sacan de lo único que al parecer para mí es importante: mi pega, según el doctor no es que yo este cansada de las guaguas si no más bien estoy cansada de que las guaguas no me dejan hacer lo que me gusta que es trabajar. Otra cosa interesante es que como yo nunca tuve mucho instinto materno y no me gustaban las guaguas nunca visualice ni idealice mi vida con hijos y eso hace que la tarea de la maternidad se me haga mucho más difícil, yo lo veo como cuando tienes que hacer un ejercicio difícil de gimnasia y la profesora te hacía imaginarte haciéndolo y mentalmente eso ayudaba a tu cuerpo a adoptar las posturas y movimientos necesarios. Conclusión de la primera sesión, equilibrar mis canastas, ver que mi vida no está hecha sólo de pega o que no solamente es eso lo que me va a traer felicidad, juntarme con mas mamás como yo y ver con no estoy sola en esta tarea, disfrutar a mis hijos, darles el tiempo que ellos se merecen, todo muy difícil de hacer pero tengo que esforzarme. Según el doctor y su corriente de pensamiento circunvirumbica no es casualidad que yo tengo dos hijos, es una forma en que la vida me muestra o trata de enseñarme que no debo poner mi felicidad dependiendo de un solo hilo, seguramente con una sola guagua las cosas hubieses permanecido igual, es sólo por los dos hijos y el tiempo que ellos me demandan que se me mueve el piso de esta manera…puede que tenga sentido.

1 comentario:

  1. Igual es extraño conocer a alguien que reconozca que su vida fue solo pega y nada más, porque para mí siempre el trabajo fue pa' puro ganar plata pero me cargaba y hasta me amargaba. Pero eso es otro tema.

    Te felicito de todas mangueras porque eres valiente para afrontar las cosas y decirlo de frente.

    Harto ánimo!

    ResponderEliminar