martes, 9 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 2

La noche se inició prometedora. Esta vez sólo nos demoramos 45 minutos entre la comida, el baño de la noche (rapidito esta vez)y la camita con su papa consoladora. Así que a las 08.30 ya estaban durmiendo en sus cunas, uf!, hace tiempo que no estaba "desocupada" a esa hora...tanto que no cachaba que hacer con tanto minuto libre.

Yo me fui a la cama alrededor de las 10. Sigo encontrando que la pieza sin guaguas se siente fría, y extraño no tener al guaterito Agustín cuando me meto en la cama. Estos dos días me he ido a dormir en un estado de vigilia que no me deja descansar muy bien, hasta ahora ponía la cabeza en la almohada y quedaba zeta luego, ahora como los mellis están en la otra pieza me quedo con la oreja pendiente al primer rezongo.

La noche de anoche estuvo latera, corría mucho viento lo que hacía que la puerta del baño golpeara un poquito y que unos cuadritos que tengo en la terraza se azotaran a la muralla...como que no había mucho silencio, sumado a un pito de origen desconocido que molestaba caleta. Y así no más fue, me levante como cinco veces en una hora a acostar al Agus de nuevo porque se levantaba y lloraba...a la sexta fue el papá a verlo...papá cortó por lo sano y se lo trajo a la cama. No había ganas de discutir decisiones a esa hora (1 o 2 de la mañana). zzzzzzzz

Creo que serían las 5 o 6, porque los pajaritos ya cantaban pero estaba oscuro, cuando la Trini despertó desconsolada...el papá también se la trajo a la cama...así que hoy amanecimos todo apretujados y acalorados.

Veremos como nos va hoy.

1 comentario: