sábado, 13 de marzo de 2010

Y se acabó el postnatal


Pucha, casi sin darme cuenta se pasaron los famosos 84 días después del nacimiento de los chiquis y se acabó el postnatal. Yo no sé a quién se le ocurrió esto de los 84 días o quien piensa que ese tiempo es suficiente para que una mamá vuelva a trabajar porque claramente NO LO ES!!!, demás que fue a un hombre de esos que no están ni por ahí con la maternidad (como el jefe de mi marido) o a una de esas minas que están obsesionadas con proteger su puesto o posición (alguien dijo Jacqueline Van Concepción…??), porque de verdad creo que un bebe de sólo 84 días es muy pequeñito para separarlo de su mami y de su teta. Ahora entiendo a todas esas mamás que tiran mil licencias truchas para estar más tiempo en la casa, yo también acabo de presentar la mía y esperemos que la Isapre no la rechace y que el doc siga dándome más. Además que este postnatal todo cagón está tan en contraposición con toda esa historia del “apego temprano”…yo no sé para qué tanto show con el apego temprano si luego hay que hacer el “desapego temprano”, cuál será la gracia de promover la lactancia materna exclusiva si en menos de 3 meses vas a tener que dejar a la guagua sin teta reemplazándola por la fría mamadera (al menos mis niños se llevan bien tanto con la teta como con la mamadera pero hay otros que no), y la pobre madre va tener que estar ordeñándose cada cierto rato para poder sacarse leche perdiéndose todo el momento rico de cuando los bebes maman y finalmente al no poder contar con la succión natural de la guagua bajar la producción de leche y recurrir a la leche de formula.

Qué lástima que se tenga que recurrir a las licencias mulas por reflujo para poder estar más tiempo con la guagua, me da real pena aquellas mamás que de verdad tienen a sus bebes enfermos y que sus licencias son cuestionadas porque la gran mayoría de las mamás hemos abusado del sistema del cual somos un poco victimas. Cuanto mejor sería transparentar este proceso del postnatal y asignar un tiempo decente (6 meses??).

Tampoco pienso que las mamás que vuelven al trabajo en el día 85 sean malas madres, muchas no tienen otra opción, otras vuelven a trabajar felices porque están un poco abrumadas con esto de la maternidad, a mí también me pasa que hay veces que me gustaría hacer más cosas que sólo dedicarme a los mellis, o poder hablar de más cosas más allá de pañales y papas, pero luego los miro a ellos y me da una pena infinita sólo pensar en dejarlos en una sala cuna, porque en nuestro caso lamentablemente la opción sería dejarlos en sala cuna porque las abuelitas no están para cuidarlos y encontrarse una nana tiempo completo para mellizos uf! que difícil, así que por el momento cruzaremos los dedos para que tengamos las licencias suficientes para seguir con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario