lunes, 14 de junio de 2010

La independencia de la Trini

Yo ya llevaba un par de semanas durmiendo muy mal con la Trini, así que después de hacerme la loca varios días decidimos cambiar a los niños a la cuna. Resulta que no contaba con que estuvieran tan grandes y resultó que al final no cupieron los dos y decidimos que sólo la Trini se iría a la cuna mientras el Agustín seguiría durmiendo con nosotros (Yo intenté que fuera el papá quien se cambiará de pieza, pero no hubo caso jaja). Así que el viernes en la noche la acostamos solita y fue tan triste!, obvio que para mí y no tanto para ella. Al principio no le gustó la idea y lloró un poco, nos hizo pucheros y todo pero en el fondo yo sabía que lo mejor era que durmiera solita (en la cuna, porque sigue estando en la pieza). Envolví un cojín chico en mi camiseta de pijama para que tuviera mi olor en la noche y se acurrucó en el cojín y de a poco fue quedándose dormida. Y al final no despertó en toda la noche! y sólo pidió papa a eso de las 7 de la mañana (que mejor?!), bueno yo despertaba cada una hora para vigilarla que estuviera tapada y que no estuviera enterrada en el cojín ni nada. Ahora ya llevamos 3 noches con ella en la cuna y al parece ella esta feliz porque duerme tranquilita y no despierta hasta la mañana. Como corresponde a la hermana mayor ella de a poco va ganando su independencia y yo un poco triste porque igual la extraño a mi lado en la noche, extraño su calorcito y abrazarla pero me llena de alegría su cara de felicidad al despertar cuando me ve aparecer al lado de su cunita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario