martes, 7 de septiembre de 2010

Full Nanny

Y “volví” a trabajar, y es así en comillas porque tengo la tremenda suerte de poder trabajar desde mi casa. Pero como tengo un proyecto con fecha de entrega y todo y que me exige harta concentración extendimos el horario de nuestra Nanny (un mix entre Iris y su hermana Anita) a todo el día, porque hasta ahora sólo había tenido nana por las tardes y en la mañana yo solita me ocupaba de casa e hijos. Y ha sido LA RAJA, el remedio perfecto para mi amenazadora depresión. En las mañanas le doy mamaderas a las guaguas tipo 8, luego jugueteamos un rato y se preparan para levantarse, como a esa hora llega la Anita y ella los termina de levantar, lavar, mudar y vestir mientras yo me meto a la ducha y me visto. Después “planificamos” almuerzo de grandes y de chicos y yo me encierro en la pieza-escritorio a trabajar tipo 10. Durante ese rato Anita los cuida y prepara el almuerzo y logra que duerman un mini tuto antes de almuerzo. A las 12 les toca el almuerzo, si están muy mañosos se los damos entre las dos y si los mellis andan de buenas y la Anita se la puede con los 2 yo sigo en la pega. Los mellis a veces duermen después de almuerzo, otras veces se quedan jugando. Si andan piolita me traigo a uno al escritorio y seguimos en el trabajo. A eso de las 13.30 nos preparamos para el almuerzo de grandes porque el papá de mellis llega a las 13.45. Almorzamos los tres, con los niños por ahí cerca y por lo general todos tranquilos!. La tarde es más como era antes, la Iris se ocupa de los niños y de terminar el aseo de la casa mientras yo sigo acá en el escritorio, les damos la papa de las 4, duermen algo de siesta o salimos a tomar solcito al balcón. Por ahora, los paseos de media tarde están suspendidos o por el resfrío o porque la mamá tiene que terminar el trabajo. En resumen, ha sido total esto de tener ayuda todo el día, hubo días que el papá me pilló aún en pijamas a la hora de almuerzo o que tuvimos que almorzar unos salvadores fideos con huevo porque no hubo tiempo de nada más. La modalidad “trabaje desde su casa” es lo máximo porque me mantiene haciendo esas cosas que me gustan (vea acá el diagnóstico del psicólogo) pero no me alejo de las guaguas, las atiendo igual y las besuqueo cuando quiero. Si tengo que hacer un trámite (la renovación de las cosas del robo por ejemplo) puedo hacerlo sin problemas y rapidito, una vez a la semana igual voy a la oficina y me junto con los compañeros, hablamos de los proyectos, puedo almorzar con las amigas, etc. Esto es flexibilidad laboral! Y sí…es verdad, tengo la media cueva!

2 comentarios:

  1. Hola por casualidad encontrè tu blog, yo tambien tengo 2, son gemelas 2 años...
    Tambièn escribo de mi experiencia, lo que me encanta ya ha sido como una terapia.
    Un gran abrazo y muuuuuuuuuucha paciencia.
    http://historiasdemisprincecitasgemelas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. que bacán tener ayuda todo el día, yo por el momento tengo nana solo en las mañanas, en las tardes me salva mi santa madre, pero ahora que mi guagua va a empezar a caminar mi mamá (que es viejita) no se la va a poder sola!! claro que encontrar una persona de confianza, uff, pucha que cuesta!!! tienes mucha suerte de poder estar todavía con tus mellis todo el día, hasta cuando podrás seguir trabajando en esa "modalidad"?...yo en esta semanita de vacaciones no te imaginas como estoy aprovechando (y atosigando) a la Dominga jajaja!!
    saludos!!

    ResponderEliminar