miércoles, 17 de noviembre de 2010

Dijo lo que creí que dijo?

Ayer cuando volví del trabajo, a eso de las 7.30 de la tarde, estaba el papá de mellis con los mellis jugando a la bandita musical. Cuando entré en la pieza y les dije "holaaaa", la Trini me mira y dice "a-ma-ma-ma"...para mí que dijo clarito mamá, o seré yo que los eché mucho de menos durante el día?.

martes, 9 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 2

La noche se inició prometedora. Esta vez sólo nos demoramos 45 minutos entre la comida, el baño de la noche (rapidito esta vez)y la camita con su papa consoladora. Así que a las 08.30 ya estaban durmiendo en sus cunas, uf!, hace tiempo que no estaba "desocupada" a esa hora...tanto que no cachaba que hacer con tanto minuto libre.

Yo me fui a la cama alrededor de las 10. Sigo encontrando que la pieza sin guaguas se siente fría, y extraño no tener al guaterito Agustín cuando me meto en la cama. Estos dos días me he ido a dormir en un estado de vigilia que no me deja descansar muy bien, hasta ahora ponía la cabeza en la almohada y quedaba zeta luego, ahora como los mellis están en la otra pieza me quedo con la oreja pendiente al primer rezongo.

La noche de anoche estuvo latera, corría mucho viento lo que hacía que la puerta del baño golpeara un poquito y que unos cuadritos que tengo en la terraza se azotaran a la muralla...como que no había mucho silencio, sumado a un pito de origen desconocido que molestaba caleta. Y así no más fue, me levante como cinco veces en una hora a acostar al Agus de nuevo porque se levantaba y lloraba...a la sexta fue el papá a verlo...papá cortó por lo sano y se lo trajo a la cama. No había ganas de discutir decisiones a esa hora (1 o 2 de la mañana). zzzzzzzz

Creo que serían las 5 o 6, porque los pajaritos ya cantaban pero estaba oscuro, cuando la Trini despertó desconsolada...el papá también se la trajo a la cama...así que hoy amanecimos todo apretujados y acalorados.

Veremos como nos va hoy.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Durmiendo solos, día 1



Después de darnos cualquier vuelta, decidimos que ya era hora de que los mellis durmieran en sus cuna y su propia pieza. Y sin hacer tanto atado y planificación, anoche se fueron directo a su pieza. Inspirándome en la odiosa mexicana de "Dulces Sueños" del Discovey H&H, les di la comida a eso de las 7.45 y después me fui con el Agus a la bañerita.

Por lo general yo no los baño en la noche, si no que los baño en la mañana al levantarlos...y tampoco les lavo el pelo todos los días, si no que una vez a la semana no más.

Hace más o menos un mes que el Agus odia la bañerita, todo porque un día en que se cagó hasta la espalda lo puse ahí y lo lavé con el teléfono de la ducha, desde ese día que ve la bañera y se raja llorando y quiere puro salir arrancando. Así que tuvimos que volver al lavamanos y a las contorsiones para poder bañarlo. Igual ayer le preparé la bañerita y le eche juguetes y lo engrupí hasta que logre meterlo y bañarlo y que se quedara jugando un ratito. La idea era que se relajara con el baño. Después lo llevé a mi pieza y le sequé el pelo con mi secador en modo bajito para que entrara en calor. Después se fue a la cunita y el papá le preparó una mamadera calentita mientras yo seguía con el baño de la Trini.

El baño de la Trini es nada traumático porque a ella le encanta el agua, la única parte que reclama es cuando la saco. A ella también le pasé el secador por el pelo (está chascona la Trini ahora) y le puse el pijama y se fue a la cunita. Cuando entré a la pieza, el papá tenía todo apagado en un ambiente de total sueño, pero el Agustí estaba muy parado en la cuna comiéndose los barrotes y cantando su canción preferida "mmmm mmmm mmmmm". Acosté a la Trini, le pasé su mamadera y aunque rezongó un rato finalmente se durmió. El Agus seguía "mmmm mmmm mmmm".

Es duro el Agus pa dormir en la noche, no así en el día, pero en la noche más lo que se pasea, grita y patalea antes de caer. Yo empiezo a cantarle canciones de cuna de esas que daban en la tele antes: tata colores, "el día se va la noche llegó" del angelito del 13, pero tengo que pasearme con él en brazos ene rato para que se duerma. Y ayer no quería que se durmiera en brazos, quería que sólo se quedará en la cunita. Como último recurso le pase mi polera de pijama y empezó a darse de cabezazos con la polera hasta que finalmente se durmió agarrado a una manga (muero de amor cuando hace eso con mi ropa). Eran las 09.40

Prácticamente dos horas en la rutina de la noche, y yo estaba con un hambre que arrasé con el refrigerador después.

A eso de las 11, la Trini se despertó llorando amargamente...gritando en realidad, así que no quedó otra que tomarla en brazos y acunarla hasta que volviera a dormir y dejarla en la cuna. Después de eso sólo hubo reclamos menores hasta las 6 de la mañana que el Agus se despertó y comenzó a gritar, y me lo llevé a dormir con nosotros. La Trini se despertó como siempre a las 7 pasadito y también la pasamos a la cama...además que a esa hora el papá ya está levantándose.

Fue raro dormir con ellos "lejos", a un muro de distancia. Principalmente porque la pieza se sentía fría, porque últimamente era un horno con tanta gente dentro y además con la puerta cerrada. Y si bien dormí con una oreja pegada al intercomunicador fue agradable también poder dormir con espacio de nuevo.